El Gobierno holandés se disuelve por diferencias sobre la presencia militar en Afganistán

  • La caída del Ejecutivo de Balkenende se produjo cuando los ministros laboristas decidieron retirarse de la coalición, tras una larga discusión sobre si las tropas holandesas debían o no continuar un año más en Afganistán.

Comentarios 7

El Gobierno holandés convocará elecciones anticipadas tras la caída en la madrugada del sábado del gabinete de coalición por las diferencias de los partidos miembros del Ejecutivo sobre la permanencia o no de las tropas holandesas en Afganistán, cuya retirada estaba pactada para finales de 2010. Una vez que el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, disuelva el gabinete oficialmente con la comunicación a la reina Beatriz, contará con 83 días para convocar elecciones anticipadas, lo que significa que los próximos comicios se celebrarán como muy tarde en el mes de mayo próximo, en lugar de a principios de 2011, como correspondía. 

El democristiano lideraba desde febrero de 2007 un gobierno de coalición entre su partido (CDA), los laboristas del PvdA y los calvinistas de CU. La caída del Ejecutivo de Balkenende se produjo cuando los ministros laboristas decidieron retirarse de la coalición, tras una larga discusión sobre si las tropas holandesas debían o no continuar un año más en Afganistán. Los laboristas eran partidarios de no prolongar la misión, ni siquiera para adiestrar militares afganos como proponía la OTAN. Los democristianos y los calvinistas querían cumplir con las "responsabilidades" solicitadas por parte de la Alianza Atlántica y acceder a la ampliación de la participación de Holanda en la misión en Afganistán. Según diferentes sondeos de opinión en el país, un 66 por ciento de los holandeses apoya la retirada de las tropas neerlandesas de Afganistán, donde han muerto 21 soldados de esa nacionalidad, a finales de 2010. 

La retirada del PvdA, un partido en decadencia en los sondeos electorales, supone que sus ministros serán sustituidos hasta que se celebren nuevas elecciones por políticos del CDA y CU, los otros dos partidos que componen la coalición gubernamental. El Gobierno pasará a ser dimisionario y regirá de forma provisional en funciones, sin poder tomar decisiones relevantes. 

Uno de los partidos que más ha celebrado la caída del Ejecutivo es el del antimusulmán Geert Wilders (Partido para la Libertad-PVV-), que con sus ideas de extrema derecha se encuentra entre los beneficiados por los sondeos electorales. "El PVV está contento con la caída del Gobierno, que aunque largamente esperada, finalmente ha llegado", según un comunicado emitido por ese partido. Algunas encuestas de opinión apuntan a que el Partido para la Libertad, que ha hecho una campaña en contra de la inmigración, podría convertirse en la segunda fuerza en el Parlamento. 

En principio ningún partido en el Parlamento, compuesto por 150 escaños, se ha mostrado dispuesto a gobernar en coalición con el partido de Wilders. Los laboristas podrían recuperar parte del perdido respaldo electoral por su postura respecto a Afganistán, pero eso no podría ser suficiente para formar una coalición de izquierda. Con ese panorama, las negociaciones para formar un nuevo Gobierno tras las elecciones anticipadas se vaticinan largas, ya que podría darse el caso de necesitarse incluso más de tres partidos para formar una coalición gubernamental. 

Las elecciones municipales que se celebrarán el próximo 3 de marzo en todo el país podrían suponer el primer tanteo electoral de lo que se puede avecinar en las elecciones parlamentarias. Este es el cuarto Gobierno consecutivo del democristiano Balkenende que se disuelve de forma anticipada. Balkenende declaró en rueda de prensa que experimentaba la caída de este su cuarto gobierno como una "derrota", pero explicó que la confianza entre los partidos de la coalición se había roto definitivamente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios