El Gobierno kirguís envía al Parlamento el proyecto para cerrar la base de EEUU

  • La base aérea de Manás es la última que le queda a Estados Unidos en Asia Central y que le fue cedida en 2001 para luchar contra el terrorismo internacional

El gobierno de Kirguizistán envió este miércoles al Parlamento la resolución para cerrar la base aérea de Manás, la última que le queda a Estados Unidos en Asia Central y que le fue cedida en 2001 para luchar contra el terrorismo internacional. 

"El gobierno de Kirguizistán aprobó el proyecto para denunciar el acuerdo con Estados Unidos del emplazamiento en el aeropuerto internacional de Manás de una base aérea norteamericana. Este proyecto de ley ha sido enviado al Parlamento del país", indicó un portavoz del gobierno kirguís a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti. 

Agregó que desde que se cerró el acuerdo hace ocho años, en Afganistán "se aprobó una Constitución, se escogió a un presidente, se formó un gobierno, es decir, prácticamente todas la condiciones necesarias para un funcionamiento estable de un sistema de gestión estatal". 

El presidente de Kirguizistán, Kurmanbek Bakíev, anunció ayer el cierre de la base aérea de Manás. 

"El Gobierno decidió suspender el empleo de la base de Manás por parte de las fuerzas de la coalición internacional", encabezada por Estados Unidos, aseguró el líder kirguís. 

Bakíev explicó que el cierre se debía tanto al rechazo popular a la presencia de soldados extranjeros en suelo kirguís como a motivos económicos, pese a que el pago por el alquiler y el uso de la base asciende a varias decenas de millones de dólares. 

"Kirguizistán cedió su territorio para la lucha contra el terrorismo internacional. Entonces, se hablaba sólo de uno o dos años. Han pasado ocho años. En más de una ocasión, discutimos con EEUU el asunto de la compensación por la presencia de la base, pero no obtuvimos respuesta", señaló. 

El derrocado presidente kirguís, Askar Akáyev, cedió a las tropas norteamericanas la base aérea de Manás el 4 de diciembre de 2001 como cabeza de puente para la guerra en Afganistán. 

Esta base acoge menos de un millar de soldados estadounidenses, además de varios aviones cisterna y de transporte militar, vitales para el suministro de las tropas desplegadas en Afganistán. 

Manás ha aumentado en importancia desde que las tropas estadounidenses abandonaran en noviembre de 2005 la base militar uzbeka de Karshi-Janabad, cercana a la frontera con Afganistán, por exigencias del presidente de Uzbekistán, Islam Karímov. 

Kirguizistán también acoge una base militar rusa a las afueras de Bishkek.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios