El Gobierno iraquí ordena a 250 ex empleados de Blackwater abandonar el país en siete días

  • La muerte de 14 civiles en 2007 a manos de la empresa de seguridad indignó a la sociedad

Iraq ha ordenado al menos a 250 antiguos empleados de la empresa de seguridad estadounidense Blackwater que abandonen el país en siete días, según anunció su ministro del Interior, Jawad al Bolani.

Esta decisión sigue a la declaración del pasado mes de enero en la que el Gobierno de Iraq aseguraba que los antiguos empleados de Blackwater, conocida ahora como Xe no eran bienvenidos en este país.

Blackwater se convirtió en el objetivo de la indignación de la sociedad iraquí después de que cinco guardias fueran acusados de matar a 14 civiles iraquíes en septiembre de 2007, un incidente del que se defienden alegando defensa propia.

Los hechos se produjeron cuando los guardias escoltaban a un convoy de diplomáticos estadounidenses en Bagdad. Tras sufrir un atentado con bomba, los guardias, antiguos veteranos de guerra, empezaron a disparar indiscriminadamente en una intersección repleta de civiles.

Esta indignación se reprodujo el pasado diciembre, cuando un juez federal estadounidense negó los cargos contra los acusados alegando motivos constitucionales.

Los últimos contratos que la compañía tenía en el país fueron transferidos a otras empresas, pero las autoridades iraquíes aseguran que aún hay 250 empleados de Blackwater que siguen en el país, algunos trabajando para otras empresas de seguridad.

Blackwater tuvo unos 1.000 contratistas trabajando en Iraq en el momento más álgido de su implicación, y se dedicaba en parte a escoltar convoyes de diplomáticos y a suministrar vehículos en el país después de la invasión estadounidense en 2003.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios