Grecia bordea el abismo

  • Berlín rechaza la petición de Atenas de prorrogar seis meses los créditos porque no responde a las exigencias del Eurogrupo, cuyo ultimátum vence hoy

El Ministerio de Finanzas alemán rechazó la solicitud enviada ayer por Grecia al Eurogrupo para prolongar seis meses los créditos de ayuda al país, una petición que hoy evaluará el Eurogrupo, formado por los titulares de Finanzas de los 19 países de la moneda común.

El portavoz del Ministerio de Finanzas alemán, Martin Jäger, informó de que "la carta de Atenas no supone ninguna propuesta sustancial de solución". Según el Gobierno germano, la misiva "no responde a los criterios acordados el lunes por el Eurogrupo".

Sin embargo, desde Berlín surgió una voz crítica con la negativa del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, la de su colega de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel. Según fuentes cercanas, éste cree que sería aconsejable "tomar esta nueva postura del Gobierno griego como punto de partida para negociar y no rechazarla antes públicamente".

Según la televisión estatal griega, el primer ministro, Alexis Tsipras, conversó ayer por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre la solicitud de extensión del plan de ayuda. No trascendió información sobre la conversación, sólo que se desarrolló en un ambiente "constructivo".

Además, expertos alemanes que participaron en la búsqueda de una solución al diferendo en las conversaciones a nivel de técnicos consideran la petición griega es un "caballo de Troya", pues apunta a poner fin al actual programa económico de rescate, según un resumen de las conversaciones al que tuvo acceso Dpa

Alemania sugiere que los acreedores de Atenas deberían "analizar atentamente la actual situación fiscal de Grecia" para dilucidar si las propuestas realizadas en la carta de ayer encajan con los compromisos de reforma del país.

La petición llega después de que el Eurogrupo diera el lunes un ultimátum al Gobierno de Tsipras para solicitar hasta hoy la prolongación de su programa de rescate y aceptar a cambio las condiciones de sus acreedores internacionales.

Según la carta enviada al Eurogrupo, a la que tuvo acceso Dpa, Grecia seguiría aceptando la supervisión de la UE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Además, reconocería sus obligaciones de reembolso de préstamos a sus acreedores y anunciaría su intención de "comenzar amplias reformas sustanciales necesarias para restablecer el nivel de vida de millones de ciudadanos griegos".

Según círculos gubernamentales griegos, que afirmaron que Alemania mantuvo ayer "una línea aún más dura" durante la reunión del Grupo de Trabajo del Euro y exige que renuncie a reformas laborales y sociales ya anunciadas, Atenas se comprometería además a no dar pasos que pudieran generar más déficit. Según las fuentes de Atenas, los acreedores estarían dispuestos a aceptar en un 95% el contenido de la solicitud con sus correspondientes compromisos.

Por su parte, los ministros de Finanzas del Eurogrupo tienen previsto reunirse hoy a las 14:00 en Bruselas en un encuentro extraordinario para debatir sobre la solicitud del nuevo Gobierno griego, según informó Dijsselbloem. Los socios de la zona euro piden claras garantías de que Atenas seguirá con las reformas y el ahorro.

El viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, ve posible un acuerdo. "De todas formas, si el trabajo enorme que hemos hecho es rechazado, que cada uno asuma sus responsabilidades", dijo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios