El Grupo de Contacto abre la puerta a armar y financiar a los rebeldes libios

  • Los representantes de los países aliados en la intervención insisten en Doha en que es necesario que Gadafi renuncie · Estudian la entrega de armamento "no ofensivo" para que la población se defienda

El Grupo de Contacto sobre Libia no cerró la puerta a la entrega de armas no ofensivas a los rebeldes libios e insistió en la necesidad de que el líder Muamar el Gadafi renuncie, en su primera reunión celebrada ayer en Doha.

"Compartimos el punto de vista de la resolución 1.973 (del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia) que no prohíbe el suministro de armas no ofensivas para la defensa propia", afirmó el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini.

El llamado Grupo de Contacto sobre Libia, integrado por representantes de los países aliados en la intervención internacional contra el régimen de Gadafi, celebró ayer su primer encuentro en Qatar, después de ser anunciado el pasado día 29 en Londres.

Frattini, que intervino en la conferencia de prensa junto a sus homólogos británico, William Hague, y qatarí, Hamad ben Yasim ben Yaber al Zani, señaló que el suministro de armas no ofensivas estaría "institucional y moralmente" justificado porque "Gadafi está cambiando sus tácticas" para atacar a civiles.

"Como no podemos hacer ataques aéreos en las calles, en las plazas, en las zonas pobladas, o hacemos posible que esta gente se defienda a sí misma o nos retiramos de nuestra obligación de apoyar en la defensa de la población de Libia", agregó.

Las necesidades de defensa de los civiles y los rebeldes libios centraron muchas debates en la reunión, reconocieron.

Hague recordó que el Consejo de Seguridad fijó un embargo de armas "para toda Libia". "Pero en ciertas circunstancias, es posible, de acuerdo con esas resoluciones, proveer a la gente con los medios para que se defienda a la población civil", añadió. Aun así, Hague hizo hincapié en que el Reino Unido no está haciendo llegar armas a los rebeldes libios, pero sí asistencia de carácter no militar, como equipos de comunicaciones. "La resolución es clara. No habrá ocupación, nos vamos a mantener en eso. No tenemos planes de cambiarlo", indicó.

Por su parte, Al Zani, también primer ministro qatarí, subrayó que "todas las otras necesidades, incluyendo cualquier equipo para la defensa, Qatar, como parte de la comunidad internacional y de esta coalición, lo analizará y lo pondrá a disposición de la población libia para que se defienda".

Como anfitrión de la reunión, Al Zani se encargó además de leer el comunicado final de la misma en la que el Grupo de Contacto insistió en que "es necesario que Gadafi renuncie para que el pueblo libio decida su futuro y comience un proceso político. El régimen libio perdió la legitimidad por lo que debe abandonar el poder".

Asimismo, el Grupo de Contacto consideró que el Consejo Nacional de Transición (CNT), que "gobierna" temporalmente en las zonas rebeldes de Libia, "es el representante legítimo del pueblo libio para dialogar con él".

En ese sentido, Al Zani adelantó que se va a proporcionar ayuda financiera al CNT y se va a trabajar para que las organizaciones humanitarias proporcionen asistencia a Libia.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamamiento para recaudar 310 millones de dólares con el fin de apoyar al pueblo libio y aseguró que de momento sólo se ha conseguido el 39% de esta cantidad.

Al margen de la reunión, los representantes del CNT que acudieron a Qatar rechazaron mantener un encuentro en Doha con el ex ministro libio de Asuntos Exteriores Musa Kusa, que desertó de las filas de Gadafi hace dos semanas y huyó a Londres.

La próxima reunión se mantendrá en Italia, apuntó Al Zani, que no precisó la fecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios