La Habana incrementa la represión con detenciones arbitrarias de corta duración

  • Un informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos indica que el número de prisioneros políticos ha descendido en un año · La represión social y política sigue sin modificaciones

Comentarios 5

El número de presos políticos o de conciencia en Cuba ha seguido disminuyendo y actualmente hay 205, aunque a la par el Gobierno cubano ha incrementado la "represión política y social" en forma de "detenciones arbitrarias de corta duración", afirma una organización disidente de derechos humanos.

Según el informe semestral de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), hasta el 30 de enero se contaban en la isla 205 presos políticos, frente a los 219 registrados en el anterior documento, de julio de 2008. Hace un año, la cifra ascendía a 234.

Aun así, considera la Comisión, la situación de derechos fundamentales en Cuba "no presentó mejoras significativas" en los últimos meses.

"Es cierto que en 2008, al igual que en los últimos años precedentes, el Gobierno dejó de aplicar largas condenas de prisión por motivos políticos como hiciera en 2003", señala el informe del grupo opositor, firmado por su portavoz, Elizardo Sánchez Santa Cruz.

"Pero siguió y sigue aplicando, de manera creciente, la represión política y social bajo la forma de centenares de detenciones arbitrarias de corta duración", agrega el documento, según el cual en 2008 se registraron más de 1.500 arrestos de este tipo.

Tras la liberación "por cumplimiento de condena", subraya el documento, del preso de conciencia Reynaldo Labrada el pasado enero, el número de prisioneros de opinión adoptados por Amnistía Internacional (AI) en Cuba suma 66, nueve de ellos bajo licencia extrapenal.

Para la CCDHRN, sigue siendo "muy alarmante" que en Cuba siga habiendo más de 200 personas en las cárceles "por motivaciones políticas" y, destaca la organización disidente, esta cifra sigue situando a Cuba "entre los primeros lugares a escala mundial" por la cantidad de presos políticos y de conciencia, figuras no reconocidas por las autoridades de la isla.

El informe denuncia asimismo que las autoridades "siguen utilizando a criminales comunes violentos para hostigar a los prisioneros políticos" y denuncia las "muy altas" cifras de "suicidios y muertes por negligencias o indolencia" en las cárceles del país.

Según el organismo opositor, en 2008 se confirmó la muerte de 54 reclusos, aunque la organización "estima" que la cifra podría sobrepasar el centenar por la situación carcelaria denunciada.

Asimismo, recuerda que todavía no se ha informado "públicamente" cuántas personas se han beneficiado de la conmutación de la pena de muerte anunciada por el presidente Raúl Castro en abril del año pasado, que la CCDHRN estima en una treintena, y afirma que al menos seis meses más tarde, "los reclusos beneficiados permanecían en los corredores de la muerte bajo condiciones inaceptables". Además, añade, "al menos otras cinco personas" fueron internadas en dichos corredores el año pasado "por suponerse que pudieran recibir esa condena".

"Mientras el Gobierno de Cuba mantenga en su Código Penal más de 40 motivaciones, entre figuras y subfiguras jurídicas, para imponer la pena de muerte por fusilamiento, se mantendrá latente el peligro de que pueda aplicarse esta inaceptable sanción", advierte.

La CCDHRN manifiesta su "escepticismo" sobre el proceso, debido a la "colusión hegemónica y complicidad entre los gobiernos violadores y a la renuencia histórica del Gobierno de Cuba a aceptar que existan diversos problemas de derechos civiles, políticos y económicos" en la isla.

En cuanto a la invitación a Cuba del relator especial de la ONU para los casos de torturas, Manfred Nowak, anunciada la semana pasada por el canciller Felipe Pérez Roque, la organización disidente dice estar convencida de que el Gobierno "tratará de manipular" su visita para que los miembros de su equipo "no puedan o no tengan tiempo para entrevistarse en privado con víctimas recientes de abusos, tanto en las prisiones como en las calles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios