La India y Pakistán reanudan el comercio en Cachemira tras 60 años de hostilidades

  • La apertura de pasos entre ambos países es la última medida tomada para intentar alcanzar la paz en la región

La India y Pakistán dieron ayer un paso adelante en sus relaciones con la apertura de dos rutas comerciales en la conflictiva región de Cachemira, en disputa desde la independencia de ambos países en 1947.

Tras más de seis décadas cerrada al comercio, 13 camiones indios adornados con guirnaldas y cargados con alfombras, manzanas, nueces, almendras, setas negras y artículos de papel maché cruzaron la línea de control que separa ambos países y divide Cachemira en dos.

Sólo dos pasos han sido autorizados: la carretera que une las ciudades de Muzaffarabad (Pakistán) y Srinagar (la India), conocida como ruta del Jhelum, y la conexión entre Rawlakote (Pakistán) y Punch (la India).

En la parte india, el gobernador regional, N.N. Vohra, dio salida a la columna de mercancías, en un acto presenciado por cientos de personas ataviadas con sus mejores galas y festejado con tambores, según informó la agencia india IANS.

"El comercio será bueno para todos. Será una buena contribución para las relaciones entre los dos países. Ahora falta saber a cuánto ascenderá el negocio", dijo el presidente de la Cámara de Comercio de la Cachemira india, Mubin Shah.

La apertura de las rutas fue acordada por el presidente pakistaní, Asif Ali Zardari, y por el primer ministro indio, Manmohan Singh, durante su reunión del mes pasado en la ciudad de Nueva York, tras haber sido recomendada por una comisión bilateral de alto nivel.

Pero el comercio está limitado a 21 productos locales y sometido a permisos.

Además, los camiones de cada país sólo podrán penetrar 20 kilómetros en el territorio del otro, donde depositarán la carga en vehículos locales que la llevarán a su destino final.

Los dos pasos ya habían sido abiertos a la circulación de personas en el año 2005.

Con la decisión de abrir ahora esas rutas al comercio, ambos países responden a la demanda de los partidos nacionalistas cachemires, que habían insistido en la medida durante los disturbios registrados este verano en la parte india.

"Bienvenida sea la apertura de la ruta. Es un significativo primer paso. Pero lo que deseamos es un acuerdo que afronte de verdad el problema cachemir", dijo el portavoz de la formación independentista Hurriyat, Abdul Ghani Butt.

Entre julio y agosto de este año, unas 40 personas perdieron la vida en la parte india en enfrentamientos derivados de la polémica por la posible cesión de tierras públicas a un comité encargado de las peregrinaciones al templo hindú de Amarnath.

Por otra parte, al menos 17 personas murieron ayer y 30 resultaron heridas por la explosión de una bomba en la región de Manipur, situada en el noreste de la India, informó una fuente oficial citada por la agencia PTI.

El artefacto estalló cerca de un centro de entrenamiento policial contra insurgentes en la capital de Manipur, Imphal, según una fuente policial consultada.

Según el primer informe oficial, el ataque fue perpetrado cuando civiles y miembros de Policía jugaban a las cartas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios