Interpol alerta del riesgo de atentados por los planes de quemar el Corán

  • Al Maliki advierte del posible aumento de la violencia en Iraq si la convocatoria del pastor de Florida se lleva a cabo.

Comentarios 16

Interpol emitió una alerta global en la que previene de la "alta posibilidad" de "ataques violentos" debido a la situación creada por los planes de un pastor estadounidense de quemar ejemplares del Corán en el noveno aniversario de los atentados del 11-S. La alerta ha sido lanzada a los 188 países de la organización policial internacional a petición de las autoridades de Pakistán, según se señala en un comunicado.

Interpol vincula esos posibles ataques "contra inocentes" con el proyecto de un pastor de una pequeña iglesia integrista de Florida de quemar ejemplares del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, el próximo sábado, aniversario de los atentados en Nueva York, Washington y Pensilvania, en los que murieron casi 2.800 personas.

El ministro paquistaní del Interior, Rehman Malik, contactó con el secretario general de Interpol, Ronald K. Noble, para alertarle de los riesgos posibles, según informó la organización policial con sede en la ciudad francesa de Lyon. Los eventuales ataques, señala la alerta de Interpol, se producirían si el pastor integrista estadounidense Terry Jones cumple con su anuncio, que tratan de impedir las autoridades de Estados Unidos.

En la actualidad, apunta Noble en el comunicado, "no hay detalles específicos" sobre qué formas de ataques terroristas pueden surgir, pero está claro que si el proyecto de quemar el Corán sigue adelante "habrá consecuencias trágicas". "Dado que hemos tenido conocimiento de una amenaza significativa para la seguridad pública", afirma, es el deber de Interpol transmitir la información recibida para que las agencias de seguridad de todo el mundo "puedan tomar las medidas apropiadas". Noble agrega que participar el 11 de septiembre en actos provocadores, en particular en EEUU, "es ofrecer a los terroristas la ocasión de ensalzar esa jornada e inspirar otros ataques contra ese país y contra otros occidentales".

Al Maliki advierte que puede provocar un aumento de la violencia 

El primer ministro saliente iraquí, Nuri al Maliki, advirtió en un comunicado de que el proyecto de quemar libros del Corán promovido por un pastor protestante estadounidense puede conducir a que los radicales aumenten sus ataques. La quema de copias del Corán "puede ser utilizada como disculpa por los radicales para aumentar sus ataques y contraataques", dijo Al Maliki, quien además instó a que se impida por todos los medios al pastor Terry Jones, de la iglesia cristiana de Florida Dove World Outreach Center, que lleve a cabo sus planes.

La nota, difundida tras una reunión entre Al Maliki, el embajador estadounidense en Bagdad, James Jeffrey, y el comandante en jefe del Ejército de EEUU en Iraq, Lloyd Austin, agrega que "dicha acción horrorosa no puede considerarse libertad de expresión y es necesario intervenir para evitar que se lleve a cabo". Otras voces se han alzado también en el mundo árabe en respuesta al llamamiento a la iniciativa del pastor estadounidense de quemar copias del Corán para conmemorar los ataques terroristas contra Estados Unidos en septiembre del 2001.

En el Líbano, el grupo chií Hizbulá pidió en un comunicado al Gobierno de Washington que tome las medidas necesarias para evitar la quema de ejemplares del libro sagrado musulmán, ya que de lo contrario será partícipe de esa acción y tendrá que asumir su responsabilidad. La iniciativa de Jones es para Hizbulá un "insulto y una agresión contra el islam, los musulmanes, las religiones divinas y sus seguidores en el mundo".

Por su parte, el patriarca maronita (católico de Oriente), monseñor Nasralá Sfeir, dijo a medios de comunicación libaneses que ese acto profundizará aún más la brecha entre personas de diferentes religiones y culturas. "Queremos que la convivencia en el Líbano sirva de ejemplo a los otros", afirmó Nasralá, quien alentó a musulmanes y cristianos a "renovar el compromiso de la unidad".

En Jordania, el partido opositor más importante, el Frente de Acción Islámica, apuntó hoy en un comunicado que el proyecto de quemar copias del Corán es una "declaración de guerra" contra el pueblo musulmán. Además, solicitó "a los gobiernos árabes e islámicos que adopten una actitud firme contra este crimen y presionen a la Administración de los Estados Unidos para que lo evite y ponga un alto a las políticas de provocación y movilización en contra de los musulmanes".

Bahréin también se ha unido a las condenas con un comunicado oficial en el que califica este "movimiento provocativo" de "afrenta atroz" contra los países musulmanes. "Ese tipo de actos -se lee en el documento- puede alimentar las tensiones y las campañas contra el islam y los musulmanes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios