Irán impone nuevas condiciones para vender crudo a los países europeos

  • La decisión genera confusión porque se llegó a informar de que Teherán suspendía la venta a varias naciones, entre ellas España

Irán impuso ayer nuevas condiciones para la compraventa de petróleo a los países europeos, en una decisión que creó gran confusión política y aumento de los precios del crudo en el mercado internacional.

El desconcierto cundió después de que a primera hora de la mañana la televisión persa en inglés PressTV asegurara que el Ministerio iraní de Asuntos Exteriores había convocado a los embajadores de la UE acreditados en Teherán para comunicarles la suspensión de la venta de crudo. Minutos después, la televisión oficial en lengua persa IRIB precisó la información y aseveró que la reunión tenía como objetivo informar a los diplomáticos de que "Irán va a reconsiderar si sigue vendiéndoles petróleo"

Al término de la misma, el embajador de España en Irán, Pedro Villena, aclaró que la cita versó sobre las sanciones impuestas por los Veintisiete a Teherán, entre ellas el embargo petrolero, pero que en ningún momento se les comunicó la interrupción de las exportaciones de crudo.

Momentos antes, Villena explicó a los ministros españoles de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, e Industria, José Manuel Soria, que Irán le había convocado, junto a otros diplomáticos, para informarles de las nuevas condiciones de los contratos de venta de crudo.

Aunque aún no trascendió de forma oficial cuáles son esos nuevos requisitos, parece que el régimen de los ayatolás quiere garantizarse el cobro por adelantado del crudo antes de exportarlo a los países europeos.

La medida afecta de forma particular a Grecia, España e Italia, que compran a Irán entre el 13 y el 14% de sus necesidades petroleras, y en menor medida a estados como Francia (un 4%), Alemania y el Reino Unido, con menos del 1%.

Por su parte, la agencia oficial de noticias iraní IRNA y la semioficial Mehr informaron de que el director general para Europa Occidental del Ministerio de Exteriores, Hasan Tayik, convocó a los embajadores de España, Italia, Francia, Portugal, Holanda y Grecia. Aunque no detallaba los motivos, Mehr precisó que Tayik trató en reuniones separadas con los seis sobre "distintos asuntos, incluidas las sanciones europeas contra Teherán".

En el origen de la polémica están una declaraciones del ministro iraní de Petróleo, Rostam Qasemi, quien el pasado día 4 afirmó que su país estudiaba la suspensión de las exportaciones de crudo a varios países europeos, en represalia por las sanciones financieras y petroleras impuestas por la UE el 23 de enero.

Días después, el Parlamento persa anunció que preparaba una ley para prohibir las exportaciones de petróleo y gas a Europa, pero no tramitó texto alguno e inició la semana pasada un receso hasta el 4 de marzo.

Ante tales amenazas, algunos de los países europeos que podrían verse afectado, como España, habían recurrido ya a otros productores, en especial a Arabia Saudí, para pedirles que compensen la eventual suspensión de las compras a Irán, prevista para el 1 de julio.

Irán, socio de Arabia Saudí en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en la que son los dos mayores productores, ha pedido a los demás gobiernos del cártel, incluido el de Riad, que no compensen su cuota ante una posible suspensión de ventas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios