Irán enriquece uranio en la planta fortificada de Fordo

  • El OIEA, que asegura vigilar el material de la instalación, confirma que se está obteniendo uranio con una pureza del 20%.

Comentarios 1

Irán ha redoblado su desafío a la comunidad internacional al iniciar el enriquecimiento de uranio hasta cerca del 20% de pureza en la instalación fortificada de Fordo, a 160 kilómetros de Teherán. Así lo confirmó el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuyos inspectores han verificado el comienzo de la producción de uranio enriquecido en esa planta, descubierta en 2009 por los servicios de inteligencia occidentales. En un escueto comunicado emitido en Viena, la agencia nuclear de la ONU asegura que "todo el material nuclear" en esa instalación está bajo su vigilancia.

Hasta ahora, Irán había purificado uranio hasta ese nivel -considerado un paso previo al uranio altamente enriquecido para bombas atómicas- solo en su gran planta de Natanz, donde pretende producir combustible atómico de forma industrial. El régimen iraní afirma que necesita este uranio (enriquecido concretamente al 19,75%) para la producción de un combustible especial para un reactor científico de Teherán, donde se fabrican isótopos para la lucha contra el cáncer.

A partir del uranio enriquecido al 20% la ciencia habla de "uranio altamente enriquecido", mientras que para una bomba atómica se necesita uranio enriquecido por encima del 90%. Sin embargo, enriquecer uranio hasta el 20% significa que los técnicos iraníes ya dominan gran parte del camino necesario para producir material fisible con fines militares.

El pasado sábado, el jefe del programa nuclear de Irán, Fereidun Abbasi Davan, informó de la inminente puesta en marcha de Fordo, donde tienen "capacidad de efectuar enriquecimiento de uranio al 20% y al 4%", según declaró a la agencia Mehr. En su más reciente informe sobre Irán, emitido en noviembre, el OIEA ya indicó que Teherán anunciaba el pronto inicio de la producción en Fordo, una instalación diseñada para acoger sólo 3.000 centrifugadoras, frente a las 50.000 previstas en Natanz, donde se enriquece uranio de forma industrial hasta el 5% de pureza.

Fordo se ha convertido en uno de los focos de la disputa nuclear con Irán, pues al estar situada dentro de una montaña en la provincia de Qom se considera que está al resguardo de un posible bombardeo aéreo por parte de Estados Unidos o Israel. La polémica instalación, construida por Irán de forma secreta, salió a la luz pública en septiembre de 2009 a través de la denuncia que hizo el presidente estadounidense, Barack Obama. Teherán aseguró entonces que no había violado ninguna norma internacional, ya que informó al OIEA cuatro días antes de la acusación del mandatario estadounidense, pese a que había iniciado su construcción muchos meses antes.

La tensión en torno a Fordo se produce en medio de las recientes amenazas de Irán de bloquear el estrecho de Ormuz, lo que tendría consecuencia graves para el comercio mundial de petróleo, dado que más de un tercio del "oro negro" pasa por ese lugar estratégico en su camino hacia los mercados internacionales. Los 27 países de la Unión Europea (UE) alcanzaron la semana pasada un principio de acuerdo para vetar el petróleo iraní del mercado europeo.

La Comisión Europea anunció que está estudiando suministros alternativos de crudo a los que recurrir si se confirma el embargo sobre las importaciones iraníes, que en su mayoría van a parar a España, Grecia e Italia. Estados Unidos y la UE, pero también Israel, temen que, bajo el paraguas de un programa nuclear civil, Irán ambicione desarrollar un arsenal atómico. El régimen de los ayatolás niega estas acusaciones y defiende que sus aspiraciones sólo tienen fines energéticos y médicos, aunque el OIEA destacó en su informe de noviembre que dispone de informaciones "creíbles" que indican que Irán trabaja desde hace años en un programa militar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios