Irán suspende la exportación de petróleo a Francia y al Reino Unido

  • Teherán anuncia que la negociación con el Grupo 5+1 sobre el programa nuclear se reanudará en Estambul · Una misión de alto rango de la AIEA llega a la República Islámica para entrevistarse con sus autoridades

Irán suspendió ayer las exportaciones de petróleo a Francia y el Reino Unido en respuesta a las últimas sanciones europeas y anunció que la próxima cita con el Grupo 5+1 para negociar su programa nuclear será en Estambul.

El portavoz del Ministerio de Petróleo iraní, Ali Reza Nikzad, afirmó ayer que "la exportación de crudo para las empresas británicas y francesas se ha suspendido", en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias petrolera de Irán, Shana.

Nikzad recordó que, previamente, el ministro de Petróleo, Rostam Qasemi, había anunciado la posibilidad de suspender la exportación de crudo a algunos países europeos tras las nuevas sanciones financieras y petroleras impuestas a Irán por la UE.

El pasado 23 de enero, los Veintisiete decidieron reforzar las sanciones financieras y prohibir la compra de petróleo a Irán a partir del próximo 1 de julio si no suspende su programa nuclear, que muchos países sospechan que tiene fines armamentísticos, mientras Teherán lo niega y afirma que es exclusivamente civil y pacífico.

Irán, según Nikzad, no tiene problemas para la exportación de su petróleo, al destacar que su Ministerio "ha considerado clientes alternativos para la venta de crudo en lugar de a las empresas del Reino Unido y Francia", con cuyos gobernantes Teherán tiene graves diferencias.

El viernes, el Gobierno de Teherán rechazó las "repetidas e infundadas" acusaciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de que lleva a cabo actividades nucleares no pacíficas, que considera que pretenden justificar sanciones y frenar el progreso iraní.

Ayer mismo, el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, uno de los políticos europeos más beligerantes con Teherán, acusó a Irán de amenazar la paz mundial por su creciente voluntad de llevar a cabo "actividades ilegales y potencialmente terroristas".

El miércoles, el Ministerio de Exteriores iraní convocó a los embajadores de España, Italia, Francia, Grecia, Holanda y Portugal para tratar sobre las sanciones europeas, en unos encuentros interpretados por los medios iraníes como una advertencia de una posible suspensión del suministro de crudo.

Los países más afectados por un recorte del suministro iraní a la UE antes del 1 de julio serían Grecia, España e Italia, que reciben de Irán entre un 13 y un 14% del crudo que consumen, mientras Francia, Alemania y Holanda importan cantidades menores y el Reino Unido muy poco.

Por otro lado, también ayer el ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, anunció que representantes de Teherán y del Grupo 5+1, que integran los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania, tendrán su próximo encuentro en Estambul para tratar sobre el programa nuclear de Teherán, aunque todavía no hay fecha.

El lugar se decidió hace ya dos meses en un contacto con Catherine Ashton, la alta representante europea de Asuntos Exteriores y Seguridad, que coordina el G5+1, agregó Salehi.

Las dos anteriores rondas de conversaciones de negociación entre la República Islámica y el Grupo 5+1 fueron en diciembre de 2010 y enero de 2011 en Ginebra y Estambul, y que acabaron en fracaso.

Irán desea reanudar "con actitud positiva" y "cuanto antes" las conversaciones para que ambas partes ganen, según comunicó a Ashton el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Said Jalili, el representante iraní en las negociaciones sobre el asunto nuclear, dijo Salehi.

También repitió el responsable de la diplomacia de Teherán que "Irán ha puesto todas sus instalaciones nucleares bajo supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA)" y comunicó a la agencia nuclear de la ONU la instalación de sus últimas centrifugadoras de uranio.

El anuncio de Salehi se difundió la víspera de que una misión de alto rango de la AIEA llegue a Teherán, donde hoy y mañana tiene previsto reunirse con las autoridades iraníes con el fin de tratar las cuestiones pendientes sobre el programa nuclear de este país, tres semanas después de su última visita.

En medio de la polémica sobre el programa nuclear de Teherán, Washington y Tel Aviv han amenazado a Irán con ataques militares para evitar que eventualmente pueda fabricar bombas atómicas.

Teherán respondió que, de ser atacado, dará una respuesta "aplastante", en especial contra el territorio de Israel y las bases y buques estadounidenses que están en la zona, además de cerrar el estrecho de Ormuz, por donde pasa casi el 20% del petróleo que se consume en todo el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios