Lluvia de misiles y alto el fuego en Ucrania

  • Kiev y los rebeldes prorrusos ponen la alfombra de la pacificación a la cumbre que reúne hoy en Minsk a Putin, Merkel y Hollande

Ucrania y los separatistas prorrusos acordaron anoche un alto el fuego y un mecanismo para su supervisión en el conflicto en el este del país, en las negociaciones celebradas ayer en Minsk con mediación de la OSCE y de Rusia, informó la agencia rusa TASS.

Las partes también aceptaron la retirada del armamento pesado y abordaron el estatus de las regiones de Donetsk y Lugansk -sublevadas contra el Gobierno de Kiev- así como la celebración de elecciones locales en las zonas rebeldes, según detallaron fuentes que pidieron el anonimato citadas por TASS.

Las consultas comenzaron con varias horas de retraso debido a la lluvia de misiles que se abatió ayer sobre la ciudad de Kramatorsk, en la región de Donetsk, que causó al menos 15 muertos según los últimos datos.

Las consultas entre los representantes de Kiev, los separatistas prorrusos y los mediadores de Rusia y de la OSCE, el llamado Grupo de Contacto, se consideran clave de cara a la cumbre de hoy entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia.

El presidente francés, François Hollande, aseguró ayer que acudirá a la cumbre de Minsk junto a la canciller alemana, Angela Merkel, "con la firme voluntad de conseguir" un acuerdo de paz. En ese encuentro también participarán los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Ucrania, Petró Poroshenko.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, trasladó ayer al presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, el respeto de España a la integridad territorial e independencia del país y aseguró que ambos saben que la reunión de hoy en Minsk "es una de las últimas oportunidades para la paz".

García-Margallo se reunió con Poroshenko en la sede de la Presidencia ucraniana sólo unas horas antes de que éste se desplace a Minsk (Bielorrusia) para asistir a la cumbre. El jefe de la diplomacia española le comunicó la negativa a la entrega de armas a Ucrania por parte de España.

Poroshenko expresó ayer su esperanza de que la cumbre con Putin, Hollande y Merkel sea productiva a la hora de lograr una solución duradera al conflicto, que estalló en abril de 2014 por la sublevación de los prorrusos contra el nuevo poder de Kiev.

El presidente estadounidense, Barack Obama, telefoneó ayer a su homólogo ruso para discutir "la escalada de violencia en el este de Ucrania" y el "continuo apoyo" a los separatistas prorrusos por parte de Moscú. "El presidente Obama subrayó el creciente número de pérdidas humanas en la lucha y recalcó la importancia de que el presidente Putin aproveche la oportunidad de las conversaciones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania para alcanzar una solución pacífica", indicó en un escueto comunicado la Casa Blanca.

Asimismo, Obama reiteró a Putin el apoyo de Washington "a la soberanía e integridad territorial de Ucrania".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios