Madagascar vive una jornada de luto tras las decenas de muertos

  • Una protesta el sábado contra el Gobierno deja al menos 27 fallecidos al disparar los soldados de la guardia presidencial contra un grupo de manifestantes

Los ciudadanos de Madagascar vivieron ayer una jornada de luto nacional, después de que al menos 27 personas murieran el sábado al disparar soldados de la guardia presidencial sobre un grupo de manifestantes que se dirigía al Palacio de la Presidencia, informaron los medios locales.

El líder de la revuelta y ex alcalde de la Antananarivo, Andry Rajoelina, ha instado a la población a que siga con las protestas contra el Gobierno del presidente Marc Ravalomanana, quien declaró esta jornada como de luto nacional por los fallecidos, informó ayer el diario malgache Tribune.

Ravalomanana expresó su "profundo pesar y tristeza por los muertos y sus familiares", aunque también afirmó que esto no le impedía deplorar la " actitud inadmisible" de quienes intentaron asaltar, según él, el Palacio Presidencial, agrega el periódico.

El ex alcalde de la capital visitó el domingo a algunos de los más de 100 heridos el incidente frente al Palacio Presidencial y que todavía permanecen hospitalizados, según el Tribune.

"Se trataba de personas que no iban armadas y que fueron al Palacio de Ambohitsirohitra, y los militares que estaban allí les recibieron a tiros, sin ni siquiera pedir que se dispersaran ni hacer disparos de advertencia", declaró Rajoelina frente a una multitud que le recibió en el hospital del barrio de Ampefiloha.

Aunque las cifras que facilitan a los medios los hospitales del país sitúan el número de muertos en 27, al menos otras 13 personas están desaparecidas tras el incidente y 102 permanecen ingresadas, por lo que el número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.

Los 27 fallecidos del pasado sábado se suman a casi un centenar causados por los disturbios y manifestaciones iniciados el pasado 26 de enero, cuando una multitud incendió el edificio de la Radiotelevisión pública y decenas de comercios y locales públicos fueron saqueados.

Según el Tribune, la ONU ha pedido oficialmente al Gobierno de Ravalomanana que inicie un proceso judicial para establecer quiénes fueron los culpables de los hechos ocurridos el sábado ante el Palacio Presidencial.

Rajoelina, de 34 años, ha encabezado varias manifestaciones desde el pasado 26 de enero y ha pedido la dimisión del actual presidente, al que acusa de corrupción y de violar la Constitución de Madagascar.

Además, el ex alcalde de la capital se ha proclamado "a cargo de los asuntos del país" y asegura presidir una "autoridad suprema de la transición" a un nuevo régimen en Madagascar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios