Matan a dos oficiales de EEUU en la sede de Interior en KabulEl nuevo presidente yemení pone fin a los 30 años de Saleh

  • Quinto día de protestas por la quema de ejemplares del Corán en una base americanaLa toma de posesión se ve empañada por un atentado que deja veinte muertos

Dos militares estadounidenses murieron ayer tiroteados por un supuesto talibán dentro de la sede del Ministerio afgano del Interior, en una nueva jornada de violencia y protestas por la quema de ejemplares del Corán en la base de Bagram, la mayor de las utilizadas por EEUU en Afganistán.

Tras horas de especulaciones, el jefe de la misión de la OTAN en Afganistán, John Allen, reconoció que se había visto obligado a replegar a raíz del hecho, "por razones obvias de protección", a todo su personal presente en Ministerios de Kabul. "Estamos investigando el crimen y seguiremos todas las pistas para encontrar a la persona responsable. El agresor es un cobarde y sus acciones no quedarán sin respuesta", afirmó Allen en un comunicado de prensa.

Medios locales afirmaron que los dos fallecidos son un mayor y un coronel del Ejército de Estados Unidos, y también que en algún momento se produjo una "discusión verbal" entre las víctimas y el agresor, aunque no llegaron a identificar sus fuentes.

El nuevo presidente yemení, Abdo Rabo Mansur Hadi, tomó ayer posesión del cargo en una ceremonia en la sede del Parlamento que supone, tras un año de revuelta popular, el fin a más de tres décadas de mandato de Alí Abdalá Saleh.

Ante representantes de todas las fuerzas políticas, Hadi hizo un llamamiento a la unidad de los yemeníes y advirtió de que "el caos es una probable alternativa para el país" si fracasa este proceso de transición. Un atentado con coche bomba que causó poco después 20 muertos en el sureste de Yemen apuntaló estos temores en un país castigado por un año de división política.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios