McCain intenta aprovechar la ausencia de Obama para relanzar su campaña

  • El senador por Arizona redobla sus esfuerzos en estados como Colorado, con tradición republicana pero con tendencia a cambiar de color · La parada del demócrata no parece pasarle factura en los sondeos

El candidato republicano, John McCain, redobló ayer sus esfuerzos ante la ausencia inesperada del demócrata Barack Obama en la campaña presidencial estadounidense, pero un escándalo sobre el vestuario de su candidata a vicepresidenta, Sarah Palin, volvió a enredar sus proyectos.

Obama, de 47 años, llegó ayer a Hawai para permanecer al lado de su abuela gravemente enferma, una decisión arriesgada a pocos días de los comicios. Ese viaje para estar al lado de la persona que lo crió cuando era pequeño no parece, sin embargo, que haya modificado enormemente las posiciones de cara a los comicios, que lucen cada vez peores para los republicanos.

McCain hizo ayer campaña en Colorado (centro), un Estado que en las últimas elecciones parecía sólidamente republicano pero que, como otros (Virginia, Florida o Nevada), parece estar a punto de cambiar de bando.

El senador por Arizona, de 72 años, no sólo tiene que enfrentarse a ese problema, sino además contestar a preguntas sobre si su número dos, Sarah Palin, se gastó la friolera de 150.000 dólares en vestuario. "Necesitaba ropa. La ropa será donada luego para actos de caridad", respondió secamente McCain a los periodistas el jueves.

Palin aseguró en una entrevista al diario Chicago Tribune que la ropa no vale ni mucho menos 150.000 dólares y señaló "lo doloroso que es ser criticada cuando no se exponen todos los datos".

Pero, en todo caso, su vestuario cambió drásticamente a partir de su nombramiento como candidata a vicepresidenta en la convención republicana de septiembre, según diarios como el New York Times.

Expertos en la ropa de los famosos escrutaron inmediatamente las imágenes de Palin y, de momento, ya han identificado algunas de las marcas que usa en sus actos de campaña: trajes de hasta 7.000 dólares la pieza o botas de 1.800 dólares, según el New York Times.

"Creo que Hillary Clinton (la candidata perdedora ante Obama en las primarias demócratas) fue juzgada de forma diferente", se quejó Palin en su entrevista.

McCain lucha por concentrar la atención de los votantes estadounidenses, movilizados de forma histórica en estas elecciones, en dos temas: los presuntos planes de su rival de aumentar impuestos para "redistribuir la riqueza", y su falta de carácter para enfrentarse a una crisis de seguridad.

"El senador Obama quiere elevar los impuestos y restringir el comercio", advirtió McCain en una gira por Florida el jueves. "La última vez que EEUU hizo eso cuando la situación económica era mala se produjo la Gran Depresión" de los años 30, apuntó.

En cuanto a la presunta falta de preparación de Obama, McCain tuvo una ayuda inesperada de parte del candidato demócrata a la vicepresidencia, Joe Biden, que declaró en otro acto que Obama iba a ser "probado en los primeros seis meses" de presidencia.

"Lo que yo quiero es un presidente que pasó 22 años vistiendo el uniforme para defender a su país", clamó Palin en un acto electoral el jueves.

Demócratas o republicanos, los estadounidenses están acudiendo en masa a las urnas. En los colegios electorales donde se puede votar de forma anticipada (una opción legal en este país) las colas son masivas. "El voto anticipado ha aumentado sostenidamente del 14% en 2000 al 20 en 2004, y prevemos que hasta un tercio del electorado en 2008 votará antes del 4 de noviembre", dijo Paul Gronke, director del Centro de Votación Anticipada en el Reed College de Portland, Oregon.

Los votantes latinos, que fueron 7,6 millones en 2004, batirán récords en estas elecciones, según un estudio del Centro para Políticas Migratorias (IPC en inglés).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios