Mueren 52 civiles en ataques en el norte de Sri Lanka

  • Un portavoz de la ONU en la isla ha denunciado además que el último hospital que existe en la zona bajo control de la guerrilla tamil ha sido atacado con bombas de racimo

Al menos 52 civiles han muerto en combates en el noreste de Sri Lanka, informó un portavoz de la ONU en la isla, quien denunció además que el último hospital que existe en la zona bajo control de la guerrilla ha sido atacado con bombas de racimo. 

"Al menos 52 civiles han muerto en ataques registrados en el sector de Suranthapuram. Estamos pendientes de saber más detalles", aseguró por teléfono el portavoz de la ONU en Sri Lanka, Gordon Weiss. 

Weiss denunció además un bombardeo con bombas de racimo registrado en el hospital de Puthukudiyirippu, una de las últimas zonas en poder del LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil), que ha sido atacado en varias ocasiones desde el domingo. 

"Parece que el hospital ha sido evacuado. En la zona están atrapados 15 trabajadores de la ONU y sus familias, otras 81 personas, cuya seguridad nos preocupa", aseguró el portavoz. 

Según datos de la Cruz Roja, doce civiles habían muerto en el hospital hasta el lunes víctimas de distintos ataques con proyectiles, que hasta el momento han dañado las cocinas, la iglesia, el pabellón de mujeres y niños y la sala de operaciones. 

"Creemos que los civiles han empezado a abandonar el centro a la búsqueda de un lugar seguro. Estamos a la espera de conocer si hay más muertos en este último ataque", aseguró a Efe por teléfono la portavoz de la Cruz Roja, Sarasi Wijeratne. 

Aunque todas las miradas apuntan al Ejército, un portavoz militar negó a Efe que los ataques contra el hospital hayan sido obra de la aviación ceilanesa, en línea con la versión oficial del Gobierno, que dice no actuar contra objetivos civiles. 

El domingo expiró un plazo de 48 horas dado por el Gobierno para que los civiles que continúan en zona guerrillera entraran en un área de seguridad, donde en teoría podrían estar a salvo de los combates que enfrentan al Ejército y la guerrilla. 

Los últimos combates coinciden con la celebración hoy de los 61 años de independencia de Sri Lanka, festejados en Colombo con un desfile militar y saludados por el presidente, Mahinda Rajapaksa, con un discurso en el que se felicitó por el avance de sus tropas, que controlan ya casi todo el país. 

En los últimos meses, el Ejército ha arrebatado a la guerrilla el grueso de su territorio y sus bastiones más significados y la ha rodeado en un área selvática de unos 200 kilómetros cuadrados en el noreste, donde tienen lugar crudos combates. 

El Gobierno estima que hay 120.000 civiles en el territorio controlado por el LTTE, aunque según varias organizaciones de cooperación esa cifra asciende en realidad a unas 250.000 personas. 

Desde el inicio de la guerra abierta, en 1983, han muerto en la isla del Índico casi 100.000 personas víctimas de este conflicto étnico y cientos de miles se encuentran desplazadas. 

El LTTE lucha por la independencia en el norte y el este del país, las áreas donde los tamiles son mayoritarios, frente a la dominante etnia cingalesa en el resto de la isla. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios