Netanyahu traslada a EEUU la "grave amenaza" del pacto nuclear con Irán

  • El primer ministro israelí asegura que el acuerdo firmado la semana pasada permitirá a Teherán rearmarse y financiar al terrorismo

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, transmitió ayer al secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, su más tajante oposición al acuerdo nuclear alcanzado la semana pasada con Irán y aseguró que éste pone a su país y a la comunidad internacional frente a "graves amenazas".

"Le dije que pone a Israel, a Oriente Próximo, a Europa y a todo el mundo frente a graves amenazas", dijo Netanyahu en una rueda de prensa que celebró horas después con el primer ministro italiano, Matteo Renzi.

El encuentro con Carter tuvo lugar por la mañana en la oficina del primer ministro en Jerusalén, aunque ninguno de ellos ofreció declaraciones al concluir, ni sus portavoces hicieron público el contenido de la conversación.

Sólo un vídeo de 11 segundos en el que se ve a Netanyahu recibiendo al secretario de Defensa y estrechándole la mano, con un trasfondo de banderas israelíes y estadounidenses, daba testimonio de una reunión que se produce en un momento de graves discrepancias entre ambos Gobiernos.

Frente a la defensa que ha hecho del acuerdo el presidente de EEUU, Barack Obama, Netanyahu afirmó ayer ante Renzi que "en una década pondrá a Irán en posición de rearmarse con armas nucleares" porque le "permitirá construir las centrifugadoras que desee" y "enriquecer todo el uranio que quiera".

También mostró su preocupación por el levantamiento progresivo de las sanciones a Teherán, lo que, a su juicio, le ingresará "miles de millones de dólares para (financiar) su agresividad en la región y el terrorismo por todo el mundo". "Esto es más dinero para la Guardia Revolucionaria iraní, más dinero para las fuerzas Quds (sic), a Hezbolá, a Hamas, a la Yihad Islámica, al terrorismo que apoya en Libia, a las milicias chiíes en Iraq y a los hutíes en Yemen", abundó en una panorámica de la situación en la región y de las distintas organizaciones armadas que reciben el apoyo de Teherán. Y sentenció: "Este mal acuerdo es un error histórico".

Pese al vasto respaldo con el que cuenta en la comunidad internacional, el Gobierno israelí tiene aún aspiraciones de que el Congreso de EEUU pueda impedir su aplicación, y así lo expresó públicamente Netanyahu desde su firma.

Sin embargo, en un encuentro ayer con miembros de la Asociación de Prensa Extranjera, su ex asesor diplomático y actual director general del Ministerio israelí de Exteriores, Dore Gold, se inclinó por una forma más discreta de resolver las diferencias bilaterales. "EEUU es un gran aliado de Israel y cualquier desacuerdo tiene que ser llevado a cabo con el máximo respeto", afirmó al reconocer que "hay un gran desacuerdo sobre un asunto que es uno de los principales pilares de la política exterior" del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios