La OTAN admite que el ataque que mató a 12 afganos no fue un error

  • La fuerza ISAF reconoce que mintió cuando declaró que el sistema de cohetes que acabó con la vida de los civiles no funcionó correctamente.

Comentarios 3

La fuerza ISAF de la OTAN admitió este miércoles que el ataque con cohetes que causó la muerte de 12 civiles afganos el pasado día 14 en Helmand, provincia sureña donde desarrolla una gran operación contra los talibanes, no erró en su objetivo, como aseveró en su momento.

"La revisión todavía continúa, pero se ha determinado que el sistema HIMARS (sistema de alta movilidad de cohetes de artillería) funcionó adecuadamente", dijo la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en un comunicado.

De acuerdo con esta explicación, la ISAF asumió la muerte de los civiles como bajas colaterales del ataque contra un refugio insurgente en la zona de Nad Alí, desde el que los talibanes estaban abriendo un fuego "preciso y directo".

El pasado domingo, la ISAF achacó las bajas civiles, que cifró en 12, al hecho de que los dos cohetes lanzados se desviaron 300 metros de su objetivo.

Al día siguiente, el Ministerio del Interior afgano informó de la muerte de nueve civiles y tres insurgentes en ese mismo ataque.

En su comunicado de hoy, la ISAF añadió que el uso de la lanzadera de cohetes, que quedó suspendido tras la muerte de los civiles, "ha sido restituido" tras verificarse que no hubo fallos en el lanzamiento de los proyectiles.

Efectivos de la OTAN, apoyados por el Ejército afgano, llevan a cabo desde el día 13 la operación "Moshtarak" (juntos, en dari) en los bastiones talibanes helmandíes de Marjah y Nad Alí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios