La OTAN admite la muerte de otros 12 civiles en Afganistán

  • El bombardeo aéreo tuvo lugar en una operación conjunta con fuerzas afganas al este del país · EEUU presenta cargos contra 14 estadounidenses por vínculos terroristas

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), que dirige la OTAN, admitió ayer la muerte de entre cuatro y doce civiles durante una operación militar conjunta con fuerzas afganas en el este del país.

Según la información recibida de las autoridades locales y de la provincia de Nangarhar, "parece que entre cuatro y doce civiles murieron durante una operación conjunta", señaló el portavoz de la ISAF, el vicealmirante Greg Smith, en un comunicado.

La operación tuvo lugar en la noche del miércoles en la población de Khwazakheyl, tras recibirse información de que dirigentes de los talibanes se encontraban en un grupo de edificios de la localidad.

La llegada de las tropas de la ISAF y afganas fue recibida por un intenso fuego de armas automáticas y lanzagranadas, en un combate que causó la muerte de entre quince y veinte insurgentes, así como la de dos destacados comandantes talibanes, identificados como Ghulam y Shamar.

La retirada de las fuerzas aliadas seguía bajo un intenso fuego, por lo que se pidió apoyo aéreo.

"Las fuerzas de la coalición lamentan profundamente que nuestra operación conjunta haya causado la pérdida de vidas civiles", aseguró Smith en la nota, en la que anunció que la ISAF realizará una investigación conjunta con el Gobierno afgano.

Por otro lado, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anunció ayer la presentación de cargos contra 14 estadounidenses, de los que dos han sido ya detenidos, a los que se acusada de ayudar a Al-Shabaab, un grupo de Somalia que el Gobierno de Washington califica como terrorista.

Holder dijo en una rueda de prensa que las autoridades estadounidenses creen que diez de los 14 acusados, todos residentes de Minesota, California y Alabama, se encuentran fuera de EEUU.

Mientras, el Pentágono exigió ayer a la página web Wikileaks que entregue inmediatamente los aproximadamente 15.000 documentos secretos sobre la guerra en Afganistán cuyo contenido aún no ha publicado, así como que borre el material que ha difundido en Internet.

"Les pedimos que hagan lo correcto", dijo a los medios de comunicación el portavoz del Pentágono Geoff Morrell. "Esperamos que satisfagan nuestras demandas", añadió Morrell.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios