Obama recibe al Dalai Lama en la Casa Blanca pese a las críticas de China

  • Obama hizo un llamamiento a favor de proteger los derechos de los tibetanos y respaldó las conversaciones que el Dalai Lama mantiene con funcionarios chinos para "resolver las diferencias".

Comentarios 1

El presidente estadounidense, Barack Obama, mantuvo una reunión largamente esperada con el líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, ignorando las amenazas de China de que tal encuentro dañaría aún más las relaciones entre las dos potencias.

Obama y el Dalai Lama conversaron en la Sala de los Mapas de la Casa Blanca a puerta cerrada. Diferente fue la situación en el pasado con el entonces presidente estadounidense George W. Bush, quien en su momento se reunió en público con el líder tibetano. "Siento un gran honor de haber sido recibido por el presidente del mayor país democrático", dijo el Dalai Lama en declaraciones realizadas frente a la Casa Blanca tras el encuentro. "Uno ve la preocupación (de Obama) por el Tíbet".

Obama hizo un llamamiento a favor de proteger los derechos de los tibetanos en China y respaldó las conversaciones que el Dalai Lama mantiene con funcionarios chinos. Asimismo, alentó a ambas partes a seguir el diálogo para "resolver las diferencias", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs. "El presidente planteó su fuerte apoyo a la preservación de la identidad religiosa, cultural y lingüística únicas del Tíbet y la protección de los derechos humanos para los tibetanos en la República Popular de China", indicó Gibbs en una declaración.

Pekín había protestado enérgicamente antes de que tuviera lugar la visita del líder espiritual tibetano a Estados Unidos y había amenazado con sancionar a firmas norteamericanas. El encuentro se produjo en un momento en el que los lazos entre las dos potencias se han deteriorado en las últimas semanas en primer término a raíz de una disputa por la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán por valor de 6.000 millones de dólares, aunque también por fricciones comerciales, discrepancias respecto a la política monetaria de China y acusaciones de Google a Pekín por ataques de hackers.

Obama había cancelado un encuentro con el Dalai Lama de cara a su visita a China el pasado mes de noviembre. Sin embargo, la administración estadounidense rechazó las exigencias de China de que volviera a anular por segunda vez la reunión. Debido a que China tuvo un crecimiento de la confianza en el plano internacional en los años recientes, es improbable que la reunión de Obama con el Dalai Lama tenga un gran efecto sobre la relación entre ambos países, según el profesor Robert Barnett de la Universidad de Columbia en Nueva York. Ninguna de las dos partes tiene interés en dañar seriamente las relaciones. Tanto Obama como el Dalai Lama "coincidieron en la importancia de una relación positiva y cooperativa entre Estados Unidos y China", dijo Gibbs.

Que el encuentro no se haya realizado en el Salón Oval, donde se realizan las reuniones con jefes de Estado y de gobierno, sino en la Sala de los Mapas (considerado parte de los salones privados de la Casa Blanca), y que no hubo una presentación conjunta de Obama y el Dalai Lama frente a la prensa ha sido considerado como un gesto del mandatario para no irritar aún más al Gobierno china. "Para China estos detalles simbólicos cuentan", opinó Barnett. "Para el Tíbet y los tibetanos sólo es importante que ambos se encuentren".

El Dalai Lama se reunió con todos los presidentes estadounidenses desde 1991, si bien el estilo de los encuentros fue variado. El ex presidente Bill Clinton dialogó con él en forma privada en la Casa Blanca. Bush, en cambio, le entregó públicamente en 2008 la Medalla de Oro del Congreso.

El Dalai Lama vive en el exilio desde que huyó del Tíbet tras la ocupación china en 1959. Encabeza un gobierno tibetano en el exilio, que no es reconocido por ningún país. China lo considera un separatista, mientras que el Dalai Lama afirma que sólo quiere una mayor autonomía para el Tíbet dentro del territorio chino. El Dalai Lama dijo que sigue manteniendo un "compromiso total" con el acercamiento a China.

El líder tibetano llegó el miércoles a Washington para una visita de diez días a Estados Unidos, que incluye una serie de conferencias públicas sobre la compasión y la paz mundial en California y Florida. El viernes recibirá la Medalla de Servicio a la Democracia entregada por la Fundación Nacional para la Democracia (NED, según sus siglas en inglés).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios