Once muertos y varios rehenes en el ataque a un cuartel de Pakistán

  • Un grupo de insurgentes retuvo a una docena de soldados en un recinto en el que han muerto seis soldados, cuatro rebeldes y un civil. Varias horas después, liberaron a ocho de ellos.

Ocho de los miembros del Ejército de Pakistán que un grupo de insurgentes tenía como rehenes en un edificio del cuartel general de la ciudad de Rawalpindi han sido liberados, según una fuente militar citada por la cadena privada Dawn. Sin embargo, el portavoz del Ejército paquistaní, Athar Abbas, rehusó confirmar tal extremo. "No lo confirmo, no vamos a ofrecer información al respecto. Las fuerzas de seguridad han rodeado el edificio y están haciendo todo lo posible por poner a los rehenes a salvo", subrayó.

En el ataque al cuartel que perpetraron varios insurgentes han muerto murieron seis soldados, cuatro rebeldes y un civil. Los insurgentes llevaban uniformes militares y abrieron primero el fuego contra un puesto de control, donde mataron e hirieron a los soldados. Después avanzaron hasta un segundo retén y lanzaron desde ahí granadas de mano contra las instalaciones militares. "Seis soldados y cuatro terroristas han muerto mientras que cinco militares están heridos", dijo el Gerneral Athar Abbas, portavoz del Ejercito. La policía de Rawalpindi informó además de que un civil murió en el tiroteo, que continuó durante 50 minutos.

Algunos medios informaron que el jefe de las Fuerzas Armadas paquistaníes, Ishfaq Parvez Kayani, se encontraba en el cuartel general en el momento en que se produjo el ataque. Sin embargo, al parecer se encuentra a salvo ya que el gobierno informó que se reunió con el presidente y el primer ministro del país para discutir la actual situación.

Según un oficial del servicio de inteligencia, al menos dos terroristas más consiguieron entrar en el edificio y aún mantienen retenidos como rehenes a dos militares. Abbas admitió que aún siguen buscando a dos insurgentes pero dijo que no estaban seguros de dónde se escondían. "El Ejército ha acordonado el área y estamos intentado arrestar a los dos terroristas", dijo el portavoz. Abbas había asegurado anteriormente que la situación estaba bajo control.

La televisión mostró imágenes en las que se veía helicópteros militares sobrevolando el cuartel general, ubicado a pocos kilómetros de Islamabad. Varios francotiradores rodeaban el lugar. Posteriormente el gobierno paquistaní suspendió la transmisión de cuatro canales de televisión privados que estaban cubriendo la situación del cuartel general.

"No tenemos ni idea de por qué se han bloqueado nuestras transmisiones", dijo un trabajador del canal de televisión Geo. Un empleado de la emisora SAMAA dijo que la retransmisión se suspendió en las principales ciudades, como Islamabad, Karachi o Lahore. "Nos han informado de pronto se restablecerán que las retransmisiones", añadió.

Un supuesto portavoz de Tehrik e Taliban Pakistan (TTP), una organización que agrupa a más de una docena de grupos rebeldes, reclamó la autoría del ataque en una llamada telefónica al canal de televisión Geo. TTP tiene sus principales bases en el sur de Waziristán pero también está presente en el resto del país a través de varios grupos extremistas.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, condenó el ataque y aseguró que "semejantes actos terroristas no pueden debilitar la decisión de combatir la amenaza terorista hasta su eliminación", según la agencia estatal Associated Press de Pakistán.

El viernes un atentado suicida en un concurrido mercado de Peshawar costó la vida a más de 50 personas. Otras 140 resultaron heridas tras la deflagración del coche bomba en la capital de la provincia Frontera Noroeste. El ataque se atribuye también a la insurgencia talibán. El Ejército de Pakistán está preparando una gran ofensiva en el sur de Waziristan, en la frontera con Afganistán. Anticipándose a esa operación, los insurgentes islamistas han intensificado sus ataques contra objetivos militares, civiles y extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios