Ortega asume su tercer mandato en Nicaragua defendiendo el programa atómico de Irán

  • El mandatario reclamó el desarme del "armamento nuclear" de Israel ante Chávez y Ahmadineyad

Daniel Ortega inició el martes su tercer mandato, y segundo consecutivo, con una defensa al programa nuclear que impulsa Irán, en un abierto desafío a EEUU, y demandó el desarme del "armamento atómico" de Israel.

Tras ser investido para dirigir Nicaragua hasta 2017 y en presencia de sus aliados y homólogos Mahmud Ahmadineyad, de Irán, y Hugo Chávez, de Venezuela, Ortega denunció una presunta conspiración contra Teherán, la cual, advirtió, amenaza la paz mundial. "Se ha venido armando una verdadera conspiración en contra de Irán, que a final de cuentas va contra toda la región, contra la paz del mundo", señaló Ortega en su largo discurso de investidura, en presencia de siete jefes de Estado y de Gobierno, y del príncipe Felipe.

Antes de jurar para su nuevo mandato para el periodo 2012-2017, Ortega se dio un efusivo apretón de manos con Ahmadineyad y Chávez, ambos aliados suyos y adversarios de EEUU.

El mandatario nicaragüense indicó que si se empezase a negociar sobre el tema nuclear, se tendría que pedir a Israel, del cual dijo es "el único país en toda esa zona que tiene armamento atómico", que renuncie y destruya su "armamento atómico". "Estoy seguro de que eso le llevaría unos aires de paz inmensos a esa región", continuó Ortega, quien criticó a las potencias por no llamar la atención a Israel, que sí "tiene las armas atómicas".

Ortega aconsejó a Irán proponer a "Israel empiece a desarmarse del armamento atómico".

Según el líder sandinista, se está amenazando a Irán porque, pese a no tener "armamento atómico, ni bombas atómicas", tiene petróleo. "Recordemos lo que pasó en Iraq. Juraron que el presidente Sadam Husein, que en paz descanse, tenía armas atómicas. Lo juraron y aseguraron y, a partir de allí, lanzaron una invasión", advirtió el mandatario, en alusión a EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios