El PC cubano intenta modernizarse sin ceder su monopolio

  • Una de las propuestas es promover a más mujeres, negros y jóvenes

El Partido Comunista de Cuba (PCC) inició ayer una inédita Conferencia Nacional de dos días para modernizarse, separar su acción de la del Gobierno e impulsar las reformas del presidente Raúl Castro, pero sin renunciar al monopolio del poder que ejerce desde hace medio siglo.

Esta primera Conferencia Nacional -o congreso extraordinario- resolverá un centenar de propuestas, incluidas las de promover a más mujeres, negros y jóvenes a posiciones de poder en el único país comunista de Occidente, inmerso en una reforma económica que ha ampliado el espacio a la iniciativa privada.

"Los 811 delegados (a la Conferencia) en reuniones territoriales celebradas en la primera decena de este mes, analizaron las modificaciones" al documento base sugeridas en más de 65.000 reuniones de células del PCC en el país, publicó el viernes el diario oficial Granma.

El PCC, el único partido permitido por la ley y dominado por la vieja guardia de la revolución, propone limitar a 10 años el tiempo para ocupar un cargo de poder, en un país donde los dirigentes se eternizaban en sus puestos.

También busca acabar con toda discriminación, racial, religiosa o de orientación sexual, y autorizar la designación en cargos del Gobierno de quienes no militan en el PCC, siempre que "asuman" las políticas comunistas, pero no contempla renunciar al monopolio del poder ni abandonar la doctrina marxista-leninista.

"La trayectoria política presente hace difícil avizorar algún cambio esencial en la naturaleza unipartidista o ideológica del régimen político cubano como resultado de este cónclave", dijo el analista Arturo López-Levy, experto en temas cubanos de la Universidad de Denver .

"El PCC sigue teniendo una estructura leninista pero la bancarrota del modelo estatista y los debates con la sociedad en los últimos cinco años lo ha hecho menos doctrinario", afirmó López-Levy, al insistir en que "ninguna evidencia disponible apunta a que la organización piense ni por un momento renunciar al monopolio político que mantiene".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios