Pakistán aplaza la ejecución de una cristiana acusada de blasfemia

El Tribunal Supremo paquistaní suspendió ayer la orden de ejecución de Asia Bibi, una cristiana acusada de blasfemia hace seis años tras una trifulca con unas musulmanas por tocar un cuenco para el agua, y admitió estudiar la apelación de la condenada para sobreseer del caso.

"La petición para estudiar la apelación ha sido admitida y la orden para ejecutar a Asia Bibi ha sido suspendida (cautelarmente)", afirmó Saiful Mulook, abogado de la condenada por blasfemia en 2010 al comentar la decisión de los tres jueces del Tribunal Supremo paquistaní en la localidad de Lahore, en el este del país.

La campesina fue condenada a la pena de muerte el 8 de noviembre de 2010 por una corte del distrito de Nankana, en la provincia oriental de Punjab, bajo los artículos 295 B y C del código penal, donde se hallan tipificados los casos de blasfemia. Según la versión de Asia Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por unas campesinas musulmanas que la acusaron de contaminar el agua que bebían en un pozo público por tocar el recipiente con sus manos "impuras", al ser cristiana.

El abogado de Bibi espera que su cliente consiga ser eximida de culpa y finalmente liberada porque, según él, existen varios aspectos a su favor, como el retraso en hacer la denuncia, hecha cinco días después de la disputa con las campesinas musulmanas.

La decisión que tome el máximo organismo de apelación de Pakistán es el último recurso con el que cuenta la cristiana para ser puesta en libertad, después de que el año pasado el Supremo rechazara anular la pena de muerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios