El Partido Comunista chino debate cómo facilitar la emigración del campo a la ciudad

  • Plantea eliminar el 'hukou', un permiso de residencia que penaliza a los que se van de las zonas rurales

La reunión más importante del año del Partido Comunista chino (PCCh) entró ayer en su segundo día con debates a puerta cerrada sobre nuevas reformas económicas pero también de importante carácter social, como la modificación del estricto permiso de residencia chino, el hukou.

Con el secretismo que caracteriza los encuentros del PCCh, los 370 miembros del Comité Central de la formación -tercer órgano de poder en China- volvieron ayer a reunirse en un hotel de la capital alejado del centro y de los focos, en el marco del llamado III Plenario del Comité Central del XVIII Congreso del PCCh.

A pesar de que se desconoce lo que ocurre de puertas adentro, los medios de comunicación chinos, que actúan generalmente como portavoces del Gobierno, han desvelado algunas de las posibles reformas que saldrán del encuentro y que ya un alto cargo chino anunció que serían medidas "sin precedentes" en el campo económico y social.

Entre ellas, la reforma del hukou puede ser uno de los debates más acalorados, dada la importancia de flexibilizar este permiso de residencia local para alcanzar acabar con la discriminación que sufren los emigrantes rurales en las urbes y la dificultad que ello entraña. Y es que el hukou, con más de 60 años de implantación en China, se ha vuelto un problema para el actual proceso de urbanización del país.

Se trata de un permiso de residencia que implica que los ciudadanos chinos pierden algunos derechos al emigrar a las ciudades, como la asistencia médica o la educación, por lo que muchos consideran que, a pesar de que la población urbana superó por primera vez a la rural en 2011 en China, el país aún no es urbanita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios