La Policía británica confirma que ha reabierto la investigación sobre Lockerbie

  • El único condenado por el atentado salió de prisión al padecer un cáncer terminal

La Policía británica confirmó ayer que está revisando el caso del atentado de Lockerbie (Escocia), que el 21 de diciembre de 1988 causó 270 muertos, para averiguar si alguien ayudó al libio Abdelbaset Ali al-Megrahi, único condenado por la masacre.

El comisario jefe de la Policía del condado escocés de Dumfries y Galloway, Patrick Shearer, subrayó que "el caso sigue abierto".

Anteriormente, el dominical The Sunday Telegraph había publicado que la Policía había reabierto el caso y que examinaba "varias líneas posibles de investigación". A ese respecto, Shearer dijo que "las informaciones de que la Policía ha relanzado la investigación son imprecisas". "La tarea que se ha emprendido es la última de una serie de revisiones que forman parte de una estrategia investigadora para mantener nuestra determinación de seguir todas las pistas posibles", explicó el jefe policial.

El diario tuvo acceso a un correo electrónico enviado por la Fiscalía General de Escocia a los familiares de las víctimas británicas para informarles de la nueva pesquisa. Según el diario, las autoridades han ordenado revisar las pruebas del caso después de que el único condenado por el atentado contra el avión a Pan AM -que volaba de Londres a Nueva York- anulara un recurso de apelación contra su condena. Al-Megrahi, de 57 años, tomó esa decisión como parte de un supuesto acuerdo para su polémica excarcelación, decretada el pasado agosto por el Gobierno escocés por motivos humanitarios, pues padece cáncer de próstata terminal. La noticia fue bien recibida por los familiares de las víctimas británicas, muchas de las cuales dudan de la culpabilidad de Al-Megrahi en el ataque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios