Prisión preventiva para dos sospechosos de colaborar en los atentados de Copenhague

  • La Policía cree que proporcionaron el arma para el primer ataque y ocultaron durante un tiempo al tirador mientras era buscado por decenas de agentes.

Comentarios 6

La Justicia danesa decretó prisión preventiva de diez días para dos sospechosos de ayudar al presunto autor de los atentados del fin de semana pasado en Copenhague, mientras continúa la investigación en varios puntos de la capital. Los jóvenes, de 19 y 21 años, han sido imputados por colaboración en asesinato, intento de asesinato y violencia grave y por posesión ilegal de armas, aunque la Fiscalía no ha presentado cargos por terrorismo al considerar que aún no hay pruebas suficientes.

La Policía cree que proporcionaron el arma para el primer atentado y ocultaron durante un tiempo al tirador mientras era buscado por decenas de agentes, que lo abatieron el domingo de madrugada en el barrio de Nørrebro, en el norte de la capital. Las autoridades han revelado nuevos datos sobre el joven de 22 años nacido en Dinamarca y con vínculos con bandas callejeras y así se ha sabido que estuvo entre las 22:00 y las 22:25 del sábado en un cibercafé en ese barrio, donde hubo un registro. Varias personas fueron arrestadas en su interior, aunque todos los detenidos en distintas operaciones han sido liberados, salvo los dos que han pasado a prisión preventiva.

La Policía se ha negado en cambio a confirmar si el supuesto tirador se llama Omar Abdel Hamid El Hussein u otros detalles de su vida privada y su pasado criminal revelados por medios daneses, aunque ha difundido nuevas fotos suyas y ha pedido ayuda para saber más de sus movimientos antes, durante y después del doble ataque. El Hussein, de origen palestino y que compitió de forma profesional en lucha tailandesa, había mostrado en la cárcel, de donde salió hace dos semanas tras cumplir parte de una condena por agresión grave, inclinación hacia ideas extremistas.

Ese hecho llevó a las autoridades penitenciarias a avisar a los servicios de inteligencia daneses, admitió un alto cargo. Según el diario Ekstra Bladet, antes del primer ataque, colgó en su perfil de Facebook, que ya no está accesible, un vídeo y proclamas a favor del grupo terrorista Estado Islámico (EI). El padre del joven reconoció a Jyllands-Posten encontrarse "tan sorprendido como el resto del mundo" por lo ocurrido.

Las autoridades sostienen la hipótesis de que actuó solo y de que no formaba parte de ninguna organización, una teoría reiterada por la primera ministra, Helle Thorning-Schmidt. "No tenemos ninguna indicación de que fuera parte de una célula que lo convenciera para hacer esto", dijo en rueda de prensa. Thorning-Schdmit, que ya visitó el domingo la sinagoga objeto de un atentado, resaltó que la minoría judía -entre 7.000 y 8.000 personas- es una "parte importante" de Dinamarca y que las autoridades harán todo lo posible para protegerla.

"No seríamos los mismos sin los judíos daneses", declaró ante la posibilidad de que decidieran abandonar Dinamarca, siguiendo la invitación del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a todos los judíos en el exterior tras los últimos ataques en Europa. Ante las críticas por una posible falta de seguridad, la primera ministra destacó que esta había sido reforzada después de los recientes atentados en Francia y, en especial, tras el primer tiroteo el sábado en Copenhague en un centro cultural en el que estaba el artista sueco Lars Vilks, bajo amenaza de los islamistas. "Si no lo hubiéramos hecho, podría haber sido mucho peor", dijo Thorning-Schmidt aludiendo a que en el interior de la sinagoga, en el momento del ataque, se celebraba un evento de bar mitzvá (equivalente al sacramento católico de la comunión) con unas 80 personas.

Los máximos responsables de la Policía de Copenhague aseguraron que actuaron "de acuerdo con los análisis sobre amenaza (terrorista) del PET (los servicios de inteligencia daneses)". El Hussein mató supuestamente a un cineasta danés de 55 años e hirió a dos agentes en el centro cultural, y varias horas más tarde, asesinó a un joven judío e hirió a tres agentes delante de la sinagoga en el centro de Copenhague. Varias localidades danesas celebraron este lunes actos en recuerdo de las víctimas, que culminaron en una ceremonia junto al centro cultural atacado, en el barrio de Østerbro, a la que asistieron la primera ministra y el príncipe heredero Federico, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios