Al Qaeda asalta una cárcel yemení y libera a cientos de presos

  • En el ataque murieron al menos dos policías. Las autoridades han ordenado evacuar los colegios y los bancos por temor a saqueos.

Miembros de Al Qaeda asaltaron la madrugada de este lunes la prisión central de Rada, al sur de Saná, y liberaron a cientos de presos, entre ellos muchos integrantes de esta organización terrorista, informó una fuente de la seguridad. En el asalto murieron al menos dos policías, según la fuente, que añadió que los terroristas han atacado también la sede principal de la Seguridad Central en esta ciudad, cuyos enclaves estratégicos fueron tomados el domingo por Al Qaeda.

Según dijeron residentes de Rada, las autoridades han ordenado evacuar los colegios y los bancos, así como la retirada del dinero que hay en las sucursales, por temor a saqueos. La fuente de seguridad agregó que además esta madrugada dos puestos de control militar en torno a la ciudad fueron atacados, entre ellos el principal acceso a la ciudad, en el que murieron al menos cuatro soldados. En el otro puesto, que al igual que el principal pasó a manos de Al Qaeda tras el ataque, murió un número indeterminado de personas, aunque se cree que hay tanto terroristas como militares entre las víctimas.

Los miembros de Al Qaeda, que han comenzado a almacenar su armamento en los edificios de la ciudad, han conseguido hacerse asimismo con la sede de la Seguridad Central, con su arsenal incluido, después de asaltarla y amenazar a su personal, según la fuente de la seguridad yemení. Habitantes de Rada relataron que la situación es crítica y que mucha gente tiene la intención de abandonar la ciudad, ya que temen que pueda ser objeto de bombardeos, después de ver en el aire aviones no tripulados o "drones".

Más de 400 yihadistas de Al Qaeda tomaron ayer el control de Rada, 150 kilómetros al sur de Saná, tras hacerse con los puntos clave de la ciudad, entre ellos una fortaleza sobre la ciudad o la histórica madraza (escuela coránica) de Ameriya, construida en el siglo XVI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios