Rebeldes tutsis atacan un convoy de cascos azules al este del Congo

  • El ataque se produjo mientras la misión protegía la evacuación de miles de desplazados, a unos 17 kilómetros de la capital de la provincia de Kivu Norte

Comentarios 1

Grupos rebeldes atacaron un convoy de cascos azules de la ONU a unos 17 kilómetros de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo, cuando protegían la evacuación de miles de desplazados, informó ayer una fuente de la Misión de Naciones Unidas en este país.

Guerrilleros del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), liderado por Laurent Nkunda, dispararon al convoy de la misión de la ONU en la carretera que lleva de Goma a Rutshuru, donde los cascos azules preparaban ayer la evacuación de medio centenar de trabajadores humanitarios.

Los rebeldes lanzaron cinco cohetes a dos blindados del convoy, según los soldados de las tropas de paz (Monuc), en las inmediaciones de Kalengera, lo que ha recibido la "firme condena" de la representación de la ONU en la República del Congo, que ha instado a las fuerzas del Gobierno y la guerrilla a que acaten los acuerdos de paz firmados entre ellos.

En una declaración a los periodistas, el representante de la Secretaría General de la ONU en el Congo, Allan Doss, condenó la "falta de comprensión" entre las facciones rivales y recalcó que es necesario que las fuerzas gubernamentales y los rebeldes respeten la línea de separación acordada en el plan de paz para el país.

En concreto, Doss reclamó al CNDP, que respete la línea de separación y reiteró la voluntad de la Monuc de hacer cumplir este acuerdo. Por su parte, el portavoz del CNDP, Bertrand Bisinwa, justificó ayer la toma de la base militar de Rumangabo al considerar que la Monuc ha sido "incapaz de controlar" supuestos ataques de las fuerzas armadas leales al Gobierno de Kabila contra sus combatientes.

Mientras tanto, el lunes tuvieron lugar en Goma y Kinshasa sendas manifestaciones contra la Monuc, a la que los civiles acusan de no actuar para proteger a la población de la violencia.

Esta situación ha originado que cerca de 20.000 personas comenzaran a abandonar los campamentos de refugiados de la región y se encaminen hacia Goma, situada a unos 30 kilómetros de distancia, para guarecerse de los combates. La situación ayer era tensa, según los medios locales.

Un portavoz de la Monuc señaló que las tropas de la ONU respaldaron al Ejército del Gobierno con sus helicópteros de combate y con blindados.

La organización humanitaria internacional Refugees International exigió ayer al Consejo de Seguridad que dote a las tropas de la Monuc de un mandato y de recursos para poder proteger a los civiles en el este del país africano.

La entidad acusa a las tropas del Gobierno de manipular de tal forma las circunstancias sobre el terreno, que los cascos azules tienen que librar batallas en favor del Ejército congoleño.

Según estimaciones de las Naciones Unidas en la región de Kivu Norte, en el este del país, más de 200.000 personas han huido de la zona desde la reanudación de los fuertes combates iniciados a principios de agosto.

El acuerdo de paz suscrito a principios de enero se ha incumplido durante estos últimos meses de forma reiterada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios