El Reino Unido evacuará a sus turistas en Túnez ante el temor a más atentados

  • El Gobierno norteafricano critica con dureza la decisión de Londres al considerar que ése es el objetivo de los terroristas

Agencias de viaje británicas quieren evacuar de Túnez a varios miles de turistas en dos días por miedo a que se produzcan nuevos ataques terroristas tras la muerte de 30 británicos en un atentado perpetrado el 26 de junio en un hotel en Susa, en la costa este del país norteafricano.

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, llamó en la noche del jueves a todos los británicos a abandonar el país al considerar "altamente probable" la posibilidad de que se registren nuevos atentados y alegando que las nuevas medidas de seguridad adoptadas en Túnez no ofrecen protección suficiente.

La decisión fue criticada duramente por las autoridades tunecinas, que recalcaron que el objetivo de los terroristas es precisamente dañar la industria turística del país.

La apreciación fue compartida por el embajador del país en el Reino Unido, Nabil Ammar, quien explicó que los terroristas se proponen dañar el turismo, de gran importancia en la economía del país norteafricano, para dejar a muchas personas en la calle. "La desesperanza es una de las fuentes del terrorismo", explicó.

El primer ministro tunecino, Habib Essid, advirtió ante el Parlamento que "la decisión británica repercutirá en otros países".

De hecho, Dinamarca también urgió a sus ciudadanos a abandonar el país norteafricano y a desistir de viajar en caso de no ser necesario. La mayor parte de operadores daneses suspendieron los viajes a Túnez tras el ataque de junio.

Essid informó ayer de que se comunicaría con su par británico, David Cameron, a fin de explicarle los esfuerzos lanzados por su país para proteger a ciudadanos británicos desde que un terrorista mató a 38 personas en un hotel de la localidad de Susa.

Al pronunciarse ante el Parlamento, Essid informó que las fuerzas de seguridad efectuaron 8.000 redadas desde que se registró otro atentado en marzo en el Museo Nacional del Bardo de la capital, donde fallecieron 21 turistas extranjeros y un policía tunecino.

Sin embargo, afirmó, "Túnez colaborará en evacuar a británicos y protegerá a quien quiera quedarse".

Según la asociación de agencias de viaje británicas, entre 2.500 y 3.000 turistas británicos se encuentran en viajes organizados en el país. A esa cifra se suman otras 300 personas de igual origen que visitan Túnez de forma individual.

La aerolínea Monarch planea fletar cuatro aviones adicionales entre la noche de ayer y mañana desde el aeropuerto de Einfidha a Londres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios