Romney se consolida como líder de la carrera republicana tras su nueva victoria en Nevada

  • El ex gobernador de Masachusets gana con autoridad y ya empieza a disparar sus dardos no contra sus rivales, sino contra el presidente Obama, con la retórica propia de un candidato.

Comentarios 1

Mitt Romney se consolidó como claro líder en la carrera por la candidatura republicana a la presidencia de EEUU con una rotunda victoria en los caucus de Nevada, la segunda para él en una semana tras su triunfo el martes en Florida. Poco después de conocerse los primeros escrutinios, las televisiones y diarios del país declararon vencedor al ex gobernador de Masachusets, en una noche que deparó pocas sorpresas y en la que Romney se permitió disparar sus dardos contra el presidente Barack Obama, con la retórica propia de un candidato.

"El presidente Barack Obama comenzó su mandato disculpándose por Estados Unidos. Creo que ahora él debería disculparse con Estados Unidos", dijo Romney, exultante, en un acto con votantes en Las Vegas tras conocerse su victoria. "Estados Unidos necesita un presidente que pueda recuperar la economía porque la entiende. Yo la entiendo, y yo la recuperaré", aseguró el político en el estado más castigado por el desempleo del país, con una tasa de paro del 12,6%.

Romney obtuvo el 44% de los votos en Nevada, con una amplia ventaja sobre su inmediato seguidor, el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, que se adjudicó un 25%. Les siguieron el congresista Ron Paul, con un 18% de los votos, y el ex senador Rick Santorum, con un 12%. La victoria de Romney no es tan rotunda como la que logró en 2008 en el mismo estado, donde se impuso con un 51% de los votos, y es ligeramente inferior a la lograda el martes en las primarias de Florida, cuando se hizo con el 47%.

El ex gobernador de Masachusets se adjudicó todo el norte y el centro del estado, y perdió únicamente tres condados en el suroeste, de población mayoritariamente rural y más conservadora. Dos de las victorias en ese área fueron para Paul, que logró un 46% de los votos en el condado de Nye y consiguió superar su margen de las primarias de 2008, cuando logró un 14% de los votos en el estado, frente al 18% actual.

El condado de Mineral fue para Gingrich, que ha mantenido un perfil bajo en el estado y ni siquiera ha invertido en publicidad, y que dedicó una conferencia de prensa a zanjar los rumores de que abandonaría la carrera a la Casa Blanca. "No voy a retirarme, y el contraste entre Romney y yo se va a hacer más amplio y más claro a medida que avancemos", dijo Gingrich, que se comprometió a seguir en la carrera hasta la convención nacional republicana de Tampa (Florida) de agosto, cuando se elegirá al rival de Obama para las elecciones generales de noviembre. Por su parte, Santorum declaró su objetivo de "poner en peligro" a Gingrich, mientras que Paul aseguró que su campaña tiene "motivos para ser optimistas" sobre el futuro y sobre las elecciones del martes 7, cuando Colorado, Minesota y Misuri mantendrán caucus.

En Nevada estaban en juego, a través del sistema indirecto de las asambleas populares, 28 delegados, de los cuales se prevé que Romney acumule tras el recuento definitivo 10, Gingrich y Paul 3 cada uno y Santorum 2. Hasta el momento, y según ese reparto aún preliminar, Romney suma ya 94 representantes para la convención republicana de Tampa. Gingrich suma 30, mientras que Santorum alcanza doce y Paul tiene hasta el momento once. Son necesarios 1.144 para lograr la candidatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios