Romney se reafirma como favorito en el primer debate tras los 'caucus' de Iowa

  • Los tibios y deslavazados ataques de los rivales del ex gobernador de Massachusetts le facilitaron el triunfo

Los aspirantes presidenciales republicanos se enfrentaron el sábado en el primer debate electoral tras los ajustados resultados de Iowa, en el que hubo ataques no tan duros como se esperaban sobre todo hacia el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, favorito en las encuestas.

Tras la diferencia de sólo ocho votos a favor de Romney en los caucus de Iowa que se impuso al ex senador por Pensilvania, Rick Santorum, se esperaba un debate encarnizado en el que los aspirantes aprovecharan para torpedear al primero en un intento por ganar votos de cara a las primarias de mañana en New Hampshire.

Sin embargo, aunque trataron de consolidar sus posiciones y algunos incluso buscaron el aplauso fácil apelando a la necesidad de volver a convertir Estados Unidos en un gran país, el encuentro celebrado en la Universidad de Saint Anselm resultó algo deslavazado.

La primera pregunta, sobre economía, fue para Romney, quien acusó al presidente Barack Obama de llevar al país al declive al tratar de llevar al país al "Estado de bienestar europeo".

Santorum subrayó que el país necesita un líder no un directivo empresarial, en referencia a la experiencia empresarial que acredita Romney como ventaja en su candidatura, a lo que el ex gobernador contestó que los políticos como Santorum no entienden cómo funciona el "mundo real" de los empleos.

El ex gobernador de Utah, Jon Huntsman, tomó la palabra para asegurar que tiene lo mejor de ambos candidatos, al contar con experiencia administrativa y en la empresa privada, y defendió las políticas que llevó a cabo para bajar los impuestos, atraer la inversión privada y generar empleo en su Estado.

El gobernador de Texas, Ron Paul, criticó a Santorum por su relación con los grupos de presión de Washington, algo que el aspirante, que se presentó como un candidato de principios que le importan "las causas", rechazó. "Soy un conservador no un libertario, creo en algo de Gobierno", dijo en contraposición a Paul, que aboga por la mínima expresión del Estado y dar la mayor libertad de decisión a los ciudadanos.

Por su parte, el gobernador de Texas, Rick Perry, mantuvo su imagen de político no influenciado por el sistema político de Washington, que ha logrado crear un millón de trabajos en su Estado.

En el breve fragmento que se hablo de política exterior, Perry aseguró que volvería a enviar tropas a Iraq para evitar que fuera atacado por Irán. Perry consideró un error "la idea de que permitamos a los iraníes volver a Iraq y tomar el país, con todo el esfuerzo, en sangre y en dinero, que hemos invertido en el país".

Preguntados por el remanente de tropas en Afganistán, Huntsman consideró que después de 10 años en el país y tras la muerte del líder de Al Qaeda, Ben Laden, en mayo pasado "es hora de volver a casa" y aseguró que si fuera elegido presidente traería las tropas a casa durante su primer año de mandato, a finales de 2013.

Romney, por su parte, dijo que aunque le gustaría traer las tropas de Afganistán lo antes posible, consultaría primero con los comandantes para establecer una fecha ya que "no quiero poner en peligro los logros conseguidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios