El Senado italiano debate un plan de recortes sanitarios por 10.000 millones de euros

El Senado italiano comenzó ayer a debatir un plan de recortes en la Sanidad por un importe total de unos 10.000 millones de euros, diseñado para cumplir los objetivos de reducción de gasto público del Gobierno de Matteo Renzi.

La ministra de Sanidad, Beatrice Lorenzin, confirmó ayer en una entrevista en el diario La Repubblica que el plan es "recuperar recursos gracias a una mayor eficiencia y una nueva organización del sistema sanitario público".

Lorenzin aseguró que este plan no incluye "recortes generales" del gasto, sino que el objetivo es ahorrar mediante una mejor distribución de los recursos y la supresión de excesos y duplicidades.

"Se calcula una cifra en torno a 30.000 millones (de euros) pero si logramos encontrar 10.000 estoy satisfecha", añadió la ministra, quien confirmó que el objetivo es alcanzar esta reducción de gasto a lo largo de cinco años.

El plan del Gobierno de Renzi es obtener un ahorro de 2.300 millones de euros por año que se obtendrán con, entre otras medidas, el recorte de las prestaciones en medicina especializada.

La ministra mencionó algunas áreas en las que se pretende obtener una racionalización del gasto público, como la adquisición de suministros, mediante la centralización de los procedimientos de compras con el fin de "no perder recursos" y mencionó los ahorros previstos en combustible para calefacción de centros sanitarios.

Lorenzin explicó además que se pretende obtener reducciones de gastos mediante recortes en los análisis prescritos a los usuarios, pero aseguró: "nadie te impedirá hacer los análisis que necesitas". Además, dijo que hay médicos que prescriben tratamientos "en exceso" para "evitar contenciosos legales con los pacientes" y que esto le cuesta a la Sanidad pública 13.000 millones al año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios