Simon Peres da luz verde a unas elecciones anticipadas en Israel

  • El presidente israelí atiende así la recomendación que le hizo Livni de llamar a las urnas después de que la líder de Kadima renunciara a formar un nuevo Gobierno

El presidente de Israel, Simon Peres, anunció ayer oficialmente la convocatoria de elecciones parlamentarias anticipadas, un día después de que la ministra de Relaciones Exteriores y jefa del partido Kadima, Tzipi Livni, le informara de su imposibilidad de formar un nuevo Gobierno.

El octogenario Peres realizó el anuncio durante la primera sesión de la Knesset (Parlamento) tras la pausa estival, una cita en la que Livni tenía previsto inicialmente presentar su Gabinete y en la que, sin embargo, Ehud Olmert se dirigió todavía al pleno como primer ministro en funciones.

"En estos momentos, la Knesset y el sistema político deben examinarse a sí mismos críticamente", dijo Peres durante su intervención, en la que habló de la pérdida de la confianza de los ciudadanos en sus líderes políticos. El Premio Nobel de la Paz instó a los diputados a llevar a cabo una campaña electoral justa, sin violencia verbal, y que no conduzca al "odio entre hermanos".

El jefe del Estado judío exigió al mismo tiempo una rápida solución al conflicto con los palestinos y los países árabes vecinos. "Nunca hemos estado tan cerca de la paz como ahora", afirmó el presidente palestino, señalando que se acerca cada vez más la hora de la verdad con "difíciles decisiones nacionales".

Olmert, por su parte, dijo al Parlamento que, ante el fracaso en las negociaciones de coalición, seguirá al frente del Gobierno hasta que se celebren las elecciones, que tendrán lugar un año antes del final previsto de la legislatura y que serán los sextos comicios generales en sólo 13 años en Israel.

Pocas horas antes, Peres había finalizado una nueva ronda de consultas con los líderes de los grupos parlamentarios que, con excepción del pequeño Partido de los Pensionistas, se pronunciaron a favor del adelantamiento de los comicios generales.

Según la ley israelí, el Parlamento tiene a partir de ahora tres semanas para proponer a un candidato propio a la jefatura de Gobierno, con el respaldo de por lo menos 61 de sus 120 diputados. Sin embargo, es improbable que se consiga aglutinar dicha mayoría sin los votos del Kadima y sus socios laboristas.

Pasado ese plazo, las elecciones tendrán que celebrarse antes de 90 días. En base a las costumbres israelíes, la fecha más probable es el 17 de febrero, el último martes dentro de esos tres meses. No obstante, el Kadima presentó ayer una iniciativa parlamentaria para eliminar la fase intermedia de tres semanas. De ser aceptada la propuesta, los comicios tendrán lugar como muy tarde el 27 de enero.

Livni justificó la propuesta asegurando que Israel debe recuperar pronto la estabilidad. "Durante muchos largos meses, el pueblo israelí ha atravesado un periodo de incertidumbre y por ello el proceso electoral debe ser lo más rápido posible", afirmó Livni.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios