Teherán genera expectativas con una nueva iniciativa nuclear

  • El presidente iraní se muestra dispuesto a enriquecer uranio en el extranjero, un anuncio que los países implicados en las negociaciones celebran, aunque lo reciben con cautela

El anuncio del presidente Mahmud Ahmadineyad de que Irán está dispuesto a enriquecer uranio en el extranjero generó expectativas de avances en algunas potencias involucradas en las negociaciones sobre el programa nuclear de la República Islámica, como China, Rusia y el Reino Unido.

Alemania urgió a Teherán a hacer propuestas "concretas" ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y Francia afirmó que hasta que ello no ocurra todo puede ser una mera jugada de Ahmadineyad para aflojar la amenaza de sanciones contra su país.

Ahmadineyad dijo el martes que Irán está dispuesto a entregar una parte de su uranio con un enriquecimiento de 3,5% para que sea aumentado a 20% en el extranjero a fin de poder utilizarlo en su reactor de investigación de Teherán. "De verdad no hay problema. Algunos (en Irán) se agitan por nada. Firmamos un contrato. Les damos uranio enriquecido al 3,5% y al cabo de cuatro o cinco meses nos dan (uranio enriquecido) al 20%", agregó.

Teherán rechazó en noviembre la propuesta, aceptada por los miembros del grupo de los Seis (EEUU, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) con el aval de la AIEA, de enviar la mayor parte de su uranio a Rusia y Francia para ser transformado en combustible para su reactor de Teherán.

Las autoridades de la República Islámica habían emplazado en cambio a las potencias a aceptar antes del 31 de enero un canje simultáneo y en pequeñas cantidades del combustible nuclear, amenazando con proceder en caso de rechazo a enriquecer uranio al 20% en su propio territorio.

A mediados de enero, el grupo de los Seis inició conversaciones sobre un nuevo paquete de sanciones contra Irán.

Ahmadineyad no hizo ninguna referencia a ese ultimátum ni a su decisión anunciada el 2 de diciembre de enriquecer uranio al 20% en Irán.

Rusia dio una acogida favorable a las nuevas declaraciones. "Si Irán está dispuesto a regresar al acuerdo original, sólo podemos dar la bienvenida (a esa decisión)", dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, en una rueda de prensa en Moscú. "Ahora queremos obtener precisiones sobre esta información", agregó.

Por su parte, la cancillería británica estimó que las declaraciones de Ahmadineyad serían "una señal positiva" si implicaran "su buena voluntad para involucrarse con la comunidad internacional en la cuestión nuclear".

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi, en visita oficial en París, consideró "urgente" proseguir las negociaciones con Irán y aseguró que "están en curso las discusiones sobre la entrega de combustible nuclear a Irán".

El canciller francés, Bernard Kouchner, apuntó por su lado que la AIEA "no ha recibido una respuesta oficial" de Teherán a su propuesta y que, mientras ello no ocurra, todo puede ser una mera jugada diplomática.

Alemania afirmó precisamente que antes de pronunciarse esperaba una propuesta "concreta" iraní a la agencia. "Irán tiene que adoptar compromisos concretos con la AIEA y la única medida que podemos evaluar será la de una respuesta concreta en Viena (sede de la agencia)", dijo el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm.

Ahmadineyad se abstuvo de indicar la cantidad de uranio que podría estar implicado en este canje.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Manuchehr Mottaki, calificó ayer de "positiva" la propuesta de la AIEA de enriquecer uranio en el extranjero. "Mi opinión es que se trata de algo positivo, es por eso que proseguir las negociaciones nos ayudará a encontrar una buena fórmula".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios