Tony Blair divide a la UE

  • El ex primer ministro británico es el principal candidato a presidir el Consejo Europeo. Varios eurodiputados han lanzado una campaña contra él.

Comentarios 8

"Divide y vencerás". Ése parece ser el lema adoptado por el ex primer ministro británico Tony Blair para lograr sus ambiciones políticas europeas. A falta de candidato alternativo, el ex premier ha provocado una escisión que se hace mayor cada día entre quienes desearían verle como futuro presidente del Consejo Europeo y la facción de sus adversarios, que recuerdan su escaso entusiasmo europeo en el pasado reciente.

Hasta que la República Checa no firme el Tratado de Lisboa -extremo que parece inminente según las últimas manifestaciones del euroescéptico presidente checo, Vaclav Klaus-, ni la Comisión Europea podrá renovarse ni se podrá nombrar al futuro presidente de Europa, aunque los dados están lanzados y algunos nombres, aunque no muchos, figuran sobre la mesa.

Por el momento, el ex premier laborista británico cuenta con el apoyo claro de un terceto restringido formado por su propio país, Irlanda e Italia. Ante esos modestos apoyos, Blair cuenta con un frente de rechazo integrado por Austria, Luxemburgo y Bélgica, países pequeños que temen una actitud de arrogancia del británico si es que asume el cargo, tal vez en 2010.

El primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, ha recordado incluso la poca afición europea del Reino Unido, que además de estar al margen del euro, la moneda única europea, tiene numerosas cláusulas opt-out, excepciones que Londres ha conseguido a determinadas políticas comunitarias.

El problema es que la oferta de candidatos es escasa, por no decir única. De momento, parece que Blair es el candidato único, extremo que recuerda a los regímenes totalitarios que -a modo de referéndum encubierto- someten a un "candidato único" a la aprobación o rechazo de sus electores, sin matices. Por ello, junto al grupo más favorable a Blair, acompañan a modo de comparsa resignada otro amplio grupo de países que apoyarían -sin gran entusiasmo- al ex primer ministro laborista: Francia, Dinamarca, España, Portugal, Lituania, Eslovenia y Hungría. Otro grupo se considera a sí mismo neutral, es decir que aceptarían a Blair o a otro candidato: Holanda, Grecia, República Checa, Letonia, Finlandia, Eslovaquia, Rumanía, Chipre, Malta y Bulgaria.

El problema para el británico es que cada día crece el frente de rechazo a su candidatura. Lo más peligroso para cualquier líder político europeo es no gozar de la bendición de Alemania y de Francia, los dos motores principales de la construcción europea. Y eso le está ocurriendo a Blair.

En unas declaraciones al rotativo galo Le Figaro, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dio a entender que ya no ve con tanto agrado a Blair. "Personalmente creo en una Europa que sea políticamente fuerte y a la que encarne una persona, pero el hecho de que el Reino Unido no esté en la moneda única es un problema", aseguró.

Tampoco la canciller germana, Angela Merkel, está muy entusiasmada con que Blair pueda convertirse en el presidente de Europa. Suecia, que preside este semestre la Unión Europea (UE), y Polonia tampoco pertenecen al campo más favorable al británico.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aceptaría a Blair, aunque obviamente le gustaría más ver a su compañero del partido socialista y ex presidente del Gobierno Felipe González en ese puesto. Pero González repite una y otra vez que no aspira a ocupar ese puesto. Y ello a pesar de los últimos elogios recibidos del ex comisario europeo de Relaciones Exteriores Chris Patten. El conservador británico aseguró que González sería un "muy buen candidato" para presidir la UE, si Vaclav Klaus cede en sus pretensiones y finalmente suscribe el Tratado de Lisboa para que entre en vigor en 2010, como desea la Comisión Europea.

Pero Patten fue incluso más allá al denostar abiertamente la candidatura de Tony Blair. "No creo que (el nombramiento de Blair) fuese bien recibido en el Reino Unido. Y sería curioso ver como presidente de la UE a quien la dividió con la guerra de Iraq", aseguró.

Precisamente en el Reino Unido, y a pesar de que Blair cuenta con el apoyo expreso del debilitado primer ministro laborista, Gordon Brown, son muchos los que no desean que el ex premier llegue a ocupar el nuevo cargo europeo, por su alineamiento casi ciego con el ex presidente estadounidense George W. Bush durante la guerra de Iraq.

Paradojas de la historia. Igual que cuando la guerra de Iraq, que dividió a la UE en dos hemisferios antagónicos, pro y contra la invasión del país persa, la candidatura del ex primer ministro laborista vuelve a separar ahora a los jefes de Estado y gobierno de los 27 socios comunitarios.

Mientras tanto, otros nombres -ninguno de ellos oficiales- han saltado a la palestra estas últimas semanas como posibles candidatos para el puesto de presidente del Consejo Europeo. Se trata del primer ministro holandés, Jan-Peter Balkenende, y de la ex presidenta de Irlanda Mary Robinson.

En todo caso, el candidato -que según Bruselas debe tener una "personalidad política fuerte"- tendrá que ser elegido en un sprint casi agónico antes de que acabe 2009. Y si Praga sigue con su juego dilatorio para no firmar el nuevo Tratado, tal vez haya que esperar hasta bien entrado 2010 para conocer al nuevo rostro de la UE.

Varios eurodiputados lanzan una campaña contra Blair

Un grupo de eurodiputados ha lanzado una campaña en contra de la candidatura de Tony Blair. La iniciativa parte del socialista luxemburgués Robert Goebbels que, con el apoyo de cuatro diputados alemanes de distintas fuerzas, ha presentado una declaración por escrito que podrán firmar en los próximos meses los eurodiputados que lo deseen. Si el texto obtiene el respaldo de la mitad del hemiciclo, pasaría a ser una postura oficial de la institución.

Goebbels cree que el presidente de la UE no debe venir de un país como el Reino Unido que no forma parte de la zona euro ni del espacio sin fronteras Schengen y que ha exigido una exención de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión, explicaron fuentes de su gabinete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios