Tsipras: "Dejar a la eurozona sin Grecia sería como una amputación"

  • El líder de Syriza comienza su viaje por Europa en Chipre donde expresa que "Europa necesita crecimiento", y niega que haya pedido crédito a Rusia. Alemania sostiene que no hay motivo para "desviarse" de la troika con Grecia.

Comentarios 46

El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, cree que la salida del euro de Grecia o de Chipre sería un duro golpe para Europa y pondría en peligro la estabilidad en el sudeste del Mediterráneo. "La eurozona sin Chipre y Grecia sería una amputación del sudeste de Europa", dijo en Nicosia, tras un encuentro con el presidente chipriota, Nikos Anastasiades. Los dos países son un factor de estabilidad en la zona oriental del Mediterráneo pese a los actuales problemas financieros. Europa necesita "hoy más que nunca" crecimiento, añadió.

Por otra parte, aclaró que Grecia no está esperando recibir un crédito por parte de Rusia. Al ser interrogado sobre si Atenas lo tiene previsto o lo ha solicitado, Tsipras respondió: "En este momento esa no es una posibilidad". El "único y exclusivo objetivo" de Grecia es cerrar con éxito las negociaciones con sus socios, aseguró. En lo que respecta a la crisis en Ucrania, tanto Chipre como Grecia están dispuestas a mediar por la paz, explicó. Los dos países aprovecharán sus buenas relaciones con Moscú "para que se tienda el necesario puente entre Europa y Rusia".

La transformación del conflicto en el este de Ucrania en una guerra económica "no tendrá ningún buen resultado para los pueblos de Europa", añadió. La visita de Tsipras es la primera que hace al extranjero tras su nombramiento y forma parte de una gira que lo llevará luego a Roma, París y Bruselas para tratar de recabar apoyo a su nuevo programa económico. Tanto Atenas como Nicosia han tenido que llevar adelante duras medidas de austeridad a cambio de los millonarios préstamos recibidos de la Unión Europea (UE).

A diferencia de Tsipras, el conservador presidente Anastasiades ha prometido cumplir con los términos de los acreedores. Los grandes ahorradores del Banco de Chipre y del Laiki Bank tuvieron que aceptar considerables pérdidas como condición para que el país recibiera un rescate de 10.000 millones de euros (11.300 millones de dólares). Tsipras viaja a la vez que su ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, quien llegó a Londres, donde se reunirá con su homólogo británico, George Osborne. Su objetivo, al igual que el de Tsipras, es conseguir flexibilizar los términos del rescate griego, de 240.000 millones de euros.

Durante una escala en París el domingo, Varoufakis aseguró que su país no aceptará más ayuda bajo las actuales condiciones y que espera poder cerrar un nuevo acuerdo a más tardar hasta finales de mayo. Syriza, el partido de Tsipras, ganó las elecciones del 25 de enero en Grecia con la promesa de conseguir una condonación parcial de la deuda griega. Aunque parte de las cargas ya fueron perdonadas en 2012, el país aún debe unos 315.000 millones de euros, un 175 por ciento de su PIB.

Berlín sostiene que no hay motivo para "desviarse" de la troika con Grecia

El Gobierno alemán no ve por ahora motivos para desviarse de los mecanismos establecidos para el control de los préstamos otorgados a Grecia, a pesar del rechazo de Atenas a la troika formada el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI). En rueda de prensa en Berlín, la viceportavoz de la Cancillería, Cristhiane Wirtz, se refirió a una información que publica el diario económico alemán Handelsblatt según el cual el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, estaría dispuesto a disolver la troika y a buscar una "alternativa" para Grecia.

Según ese diario, el Gobierno alemán también aceptaría "reformar" el actual mecanismo y, por ejemplo, suspender los viajes a Atenas de los representantes de la troika, considerados humillantes por el país, pero siempre que el nuevo Gobierno griego asuma los compromisos de ahorro y reformas acordados con los acreedores. "No vemos motivo alguno ahora mismo para desviarse de los instrumentos establecidos", insistió Witz.

Por parte del ministerio de Finanzas, su portavoz Marianne Kothé añadió que tales instrumentos y mecanismos son "vinculantes", de acuerdo con lo establecido en los contratos suscritos y aceptados por todas las partes implicadas. El Handelsblatt sostiene, además, que Juncker está dispuesto a hacer concesiones al nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, ya que comprende, por ejemplo, su voluntad de elevar el salario mínimo, aunque en ningún caso aceptaría una quita de la deuda.

Wirtz confirmó que no está en la agenda de la canciller una visita del primer ministro griego, con quien, recordó, coincidirá el próximo 12 de febrero en la cumbre europea que se celebrará en Bruselas. No hay cerrada por el momento una reunión bilateral en la capital belga, aunque "tampoco se descarta" que pueda producirse, indicó la portavoz.

La portavoz de Finanzas indicó que tras la victoria electoral de Syriza y la formación del nuevo gobierno el ministro alemán Wolfgang Schäuble, había enviado la correspondiente carta de felicitación a su nuevo homólogo, Yanis Varufakis, y le expresó sus deseos de buena cooperación. Eso no implica una "invitación explícita" a visitar Berlín, aunque sí un "deseo" de un pronto encuentro, dijo la portavoz sin concretar el formato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios