La UE atrasa al 20 de julio la decisión sobre las cuotas de asilo entre los miembros

  • España y Austria se niegan al sistema propuesto y piden que se tenga más en cuenta la tasa de desempleo.

La Unión Europea (UE) retrasó hasta el próximo día 20 su decisión final sobre las cuotas de asilo, después de que España y Austria rechazaran el sistema propuesto por la Comisión para la distribución de 40.000 demandantes de Siria y Eritrea que se encuentran en Italia y Grecia desde abril pasado. "Nos hemos quedado prácticamente solos, pero cuando uno se queda sólo con argumentos y con razones, pues te respetan", declaró el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, tras el encuentro que mantuvo este jueves en Luxemburgo con sus homólogos europeos.

En el Consejo de ministros europeos de Interior "sin ninguna crítica se ha asumido que, en lugar de cerrar hoy (la cuestión) como se pretendía hacerlo, se espere al día 20 porque hemos dicho que nosotros hoy no íbamos a dar cifras", añadió Fernández Díaz. La Presidencia luxemburguesa de turno de la UE anunció en la rueda de prensa final tras el encuentro que el 20 de julio se celebrará un Consejo extraordinario de ministros de Interior en Bruselas para cerrar el acuerdo sobre el reparto de los 40.000 demandantes de asilo, que deberá producirse en los próximos dos años. "En ciertos países hay negociaciones y ajustes y es por eso que hoy hemos preferido dejarlo para el día 20 para encontrar una solución", explicó el titular de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, en nombre de la presidencia rotatoria de la UE.

Asselborn recalcó eso sí que "la decisión no se puede retrasar meses, la presión de la inmigración es enorme y hacen falta respuestas inmediatas". El ministro luxemburgués indicó que en lo que sí estuvieron de acuerdo todos los países es en aceptar la otra propuesta de la Comisión Europea (CE), que ya apoyaron los líderes comunitarios el pasado 26 de junio, de reasentar en territorio de la UE a 20.000 personas que gozan del estatus de refugiado y se encuentran en países de fuera de la Unión. "Hemos encontrado una solución para el reasentamiento y el 20 vamos a encontrar una para la reubicación", afirmó, para precisar que, según los compromisos manifestados hoy por los países a puerta cerrada, incluso se superaría ese umbral de 20.000 personas.

Fernández Díaz señaló, por su parte, que hoy España no estaba en condiciones de aclarar qué número de demandantes de asilo está dispuesta a aceptar, como sí hicieron las demás delegaciones excepto Austria, porque aún no ha finalizado los estudios relativos a la reestructuración de su sistema de acogida, aunque afirmó que participará en la medida. No obstante, aseguró, "el próximo día 20 de julio en Bruselas habremos aportado unas cifras que permitirán dar una respuesta desde la UE".

Según la propuesta de la CE, España debería acoger en los próximos dos años a 4.288 solicitantes de asilo, de los 40.000 que los líderes comunitarios han aceptado repartir entre Estados miembros para aliviar la presión que soportan Italia y Grecia por la llegada masiva de personas a través del Mediterráneo.

El Ejecutivo comunitario propuso que el reparto se haga sobre la base de cuatro criterios con distinto peso en el cómputo: el PIB (40 por ciento), la población (40%), la tasa de desempleo (10%) y el esfuerzo previo de acogida realizado por el país (10%). Díaz reiteró que España no está de acuerdo con la cifra que le corresponde, según la CE, o con los criterios en los que se basa ese cálculo que considera injustos porque no tienen suficientemente en cuenta la elevada tasa de desempleo del país ni el esfuerzo de acogida realizado anteriormente.

Francia y Alemania, en cambio, se mostraron a favor de aceptar la cifra que había propuesto la CE para sus países (6.752 y 8.763 demandantes de asilo sirios y eritreos, respectivamente). "No hay motivo para no aceptar", dijo el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, quien destacó que esa solidaridad solo se podrá producir si Italia y Grecia cumplen con sus compromisos de identificar y tomar las huellas dactilares a las personas llegadas a través del Mediterráneo para evitar que acaben en países como Alemania o Suecia. Cazeneuve incidió que también habrá que mejorar los sistemas de retorno y los acuerdos con países de origen y tránsito para distinguir claramente entre demandantes de asilo e inmigrantes irregulares.

En total participarán 23 Estados miembros en el reparto de demandantes de asilo que ya están en la UE y la acogida de refugiados de terceros países, informaron fuentes diplomáticas. Italia y Grecia, que son los países más afectados por la llegada masiva de personas por el Mediterráneo, quedan excluidos y otros tres -Reino Unido, Irlanda y Dinamarca- gozan de derechos de no participación en cuestiones de Justicia e Interior de la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios