La UE busca ampliar a los 27 el plan europeo contra la crisis

  • Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión se reúnen en Bruselas, donde el 'no' irlandés al Tratado y las relaciones con Rusia han quedado en segundo plano

Tranquilizados por el aparente éxito del plan de rescate bancario adoptado por el Eurogrupo, los líderes de la Unión Europea (UE) abren hoy en Bruselas una cumbre para ampliar a los 27 miembros del bloque esa respuesta ante la crisis financiera, que ha opacado por completo los problemas para ratificar el Tratado de Lisboa. "Espero del Consejo Europeo la confirmación y el reforzamiento de este esfuerzo de coherencia", dijo el martes el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, al referirse a la cumbre de dos días que tiene lugar en medio de la recuperación de las bolsas mundiales tras el acuerdo alcanzado el domingo pasado por los países de la Eurozona.

Este plan multifacético, que llegó después de varias semanas de incertidumbre, medidas aisladas y disputas entre los estados miembros de la UE, se inspira en el modelo diseñado para el Reino Unido por el primer ministro británico Gordon Brown, cuyo país no integra la zona euro.

Ahora, la intención del jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, presidente en ejercicio de la UE, es que los restantes miembros del bloque se sumen a la iniciativa en la cumbre de Bruselas, con la amenaza latente de una fuga de capitales para aquellos que no lo hagan.

"Todavía queda trabajo por hacer. Vemos luz al final del túnel pero todavía no hemos llegado allí. Tratar de ir en solitario en este clima podría ser un error fatal para cualquier Gobierno", afirmó Durao Barroso en una conferencia de prensa.

En ese marco, los líderes europeos analizarán nuevas ideas para apoyar a los bancos y regular mejor el sector.

Si esta cumbre de Bruselas parecía centrada hasta hace poco en los problemas institucionales que tiene la UE desde que Irlanda rechazó por referéndum el Tratado de Lisboa en junio pasado, está claro que la cuestión pasó a un segundo plano por la amplitud de la crisis financiera.

De todos modos, Irlanda "no está todavía en condiciones de ofrecer una línea clara y definitiva de cómo responder al desafío de dar el apoyo y la ratificación irlandesa al Tratado del Lisboa", indicó el canciller español, Miguel Ángel Moratinos, el lunes en Luxemburgo, tras una reunión con sus homólogos.

Si bien Moratinos dijo ser "optimista" y esperar que Irlanda presente alguna alternativa en la cumbre de diciembre próximo, la mayoría de los responsables europeos admiten en voz baja que el Tratado de Lisboa no entraría en vigencia a mediados de 2009, como se pretendía.

Durante la cumbre, los responsables europeos debatirán por otra parte la reanudación inmediata de las negociaciones entre la UE y Rusia para un acuerdo de asociación estratégica, congeladas desde septiembre por el conflicto en Georgia.

Además, discutirán el plan de la UE en la lucha contra el cambio climático, cuyos objetivos iniciales algunos ponen en duda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios