"La UE requiere la implicación de todos; hay que sumar esfuerzos, no restarlos"

  • El político popular subraya que el Gobierno de Rajoy ha introducido sentido común a la política exterior y está haciendo una "España más activa", lo que hace también más fuerte al bloque europeo

-¿Cuáles son los principales desafíos de la UE para este año?

-Sin duda, superar la crisis económica que afecta a todos los países. El camino será largo pero la UE está dando los pasos para superar esta situación de manera conjunta. En estos momentos la prioridad es Grecia y evitar que su situación tenga un impacto aún mayor en el resto de la Zona Euro.

-¿Cuál es su opinión sobre la respuesta europea a la crisis?

-Se ha tardado en asumir la gravedad del problema de la Zona Euro, que comenzó con Grecia y ha ido afectando a más países. Las razones para esta lentitud son, entre otras, que los mecanismos de toma de decisiones en la UE son demasiado complejos y poco ágiles para responder a situaciones de urgencia como la actual. Pero estamos en el buen camino: en la última cumbre se acordó un nuevo Tratado que consagra la estabilidad presupuestaria, importante para evitar nuevas crisis en el futuro, y se aprobó el refuerzo del fondo de rescate europeo (MEDE) para dar una señal clara a los mercados de que los países de la Zona Euro tienen voluntad política y determinación para que la moneda única no sólo sobreviva a esta crisis, sino que salga más reforzada.

-¿Qué opina del protagonismo del dúo Merkel-Sarkozy en detrimento de los líderes de las instituciones europeas (Van Rompuy, Ashton, Barroso)?

-Debemos sumar esfuerzos en vez de restarlos, o de multiplicar las funciones. El eje franco-alemán ha sido históricamente un motor de la UE y debe seguir siéndolo pero, en estos momentos, con 27 países miembros, no es suficiente. Por eso es necesaria la implicación de todos y, por supuesto, de líderes como Van Rompuy o Barroso, que están haciendo un buen trabajo. También es positivo que España, bajo la dirección de Rajoy, esté más activa, como ya se está viendo. Con España más implicada, la UE será más fuerte.

-¿Cree que es correcto reabrir el debate sobre Schengen?

-El Tratado de Schengen se revisa cada cierto tiempo como se establece en las normas comunitarias. Tanto Rumanía como Bulgaria han satisfecho ampliamente los requisitos impuestos desde la Comisión Europea y ambos están sobradamente preparados a nivel técnico y jurídico para entrar en el espacio Schengen. Habrá que seguir la evolución de este asunto.

-La Comisión Europea ha expedientado a Hungría por sus polémicas reformas constitucionales. ¿En qué acabará este "conflicto"?

-La Comisión hizo su trabajo al alertar de posibles incompatibilidades respecto a las normas comunitarias, pero la actitud del primer ministro húngaro, Viktor Orban, fue ejemplar: acudió al Parlamento Europeo a petición propia a explicar su posición, algo que pocos dirigentes hacen, se reunió inmediatamente con la Comisión y se comprometió a hacer los ajustes necesarios en esas reformas. Este asunto está superado y, por cierto, demostró que los mecanismos comunitarios funcionan correctamente cuando hay voluntad política.

-¿Cree que tendrá consecuencias negativas para la UE, y más concretamente para España, el embargo petrolero a Irán?

-Confío en que las consecuencias sean muy limitadas. Estoy seguro de que la UE tomará las medidas adecuadas para garantizar suministros alternativos. Las importaciones de petróleo iraní suponen casi el 6% del total en la UE; hay bastante margen para buscar alternativas. Es cierto que, dentro de ella, España es uno de los países que más petróleo iraní importa, pero el ministro de Exteriores trabaja con otros países para garantizar tanto el suministro como la estabilidad de precios. Pero este embargo, junto al resto de sanciones, es necesario para lograr que Irán se ajuste a las normas internacionales y que su programa nuclear se limite exclusivamente a usos civiles.

-¿Cuáles son las líneas generales del nuevo Gobierno en política exterior? ¿Qué lugar ocupa Cuba y qué cambios se pueden esperar en la relación con La Habana?

-El Gobierno ha introducido sentido común a nuestra política exterior, dejando de lado iniciativas extravagantes del Ejecutivo socialista como la Alianza de Civilizaciones, y se está centrando en nuestras áreas naturales de influencia: en la UE -donde se toman muchas decisiones importantes que afectan a España, sobre todo en economía-, en América Latina y el Mediterráneo. Creo además que es una gran idea promover la marca España en el mundo porque hay un enorme potencial para nuestras empresas y ciudadanos, y eso, en estos tiempos, es clave. Sobre Cuba, la línea del Gobierno es la de la UE, mantener la Posición Común que pide cambios irreversibles en el respeto a los derechos humanos y la transición hacia un sistema democrático.

-¿Qué espera de cara a las presidenciales en Rusia tras las masivas protestas por el supuesto fraude en las recientes legislativas?

-Obviamente, confío en que esos supuestos fraudes se aclaren y que el resultado de las elecciones refleje la verdadera voluntad de los ciudadanos rusos. Rusia es un socio importante para la UE con el que todavía hay mucho camino por recorrer a nivel económico y político, por eso es deseable un refuerzo de su sistema democrático.

-¿Qué opinión le merecen los cambios que ha traído la primavera árabe? ¿Qué postura se debe adoptar ante Siria?

-Creo que han sido positivos, aunque lamento que en algunos casos haya costado muchas vidas humanas por la negativa de algunos dirigentes a no escuchar el legítimo clamor de sus pueblos por unas condiciones de vida dignas y unas libertades individuales mínimas. En la Eurocámara apoyamos este proceso con la concesión del Premio Sajarov de los derechos humanos pero tenemos que mantener ese respaldo con medidas concretas como la ayuda económica y la asistencia para establecer los pilares básicos de un estado democrático y de derecho. Respecto a Siria, la situación es muy preocupante. La UE ha sido muy clara al reclamar a su presidente que acabe con esta situación, pero la división internacional no ayuda. Espero que China y Rusia, que han vetado una resolución en la ONU, recapaciten porque es inaceptable que, según la información que nos llega, las protestas sean reprimidas de una manera tan brutal, con decenas de muertos a diario. Esto tiene que acabar ya. Los partidos del PPE han aprobado una resolución en la que condenan las violaciones de derechos humanos y piden a la comunidad internacional que apoye al pueblo sirio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios