Ucrania reclama fuerzas de paz en el este tras la derrota en Debaltsevo

  • Poroshenko advierte que nunca aceptará "un formato de misión de paz que legitime el contingente militar ruso" en suelo ucraniano

Ucrania pidió ayer el despliegue de fuerzas de pacificación en el este del país y en la frontera con Rusia, tras sufrir en Debaltsevo la mayor derrota en diez meses de guerra con los separatistas prorrusos.

Después de rechazar durante meses el despliegue de un contingente internacional con el argumento de que eso congelaría el conflicto, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, propone ahora una misión de paz "en virtud de un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU".

"La variante más óptima" sería una misión policial de la UE, que sería emplazada en las regiones de Donetsk y Lugansk y en la frontera ruso-ucraniana, explicó ayer el líder ucraniano. "Rusia, como país agresor, no puede y no participará en la operación de pacificación en Ucrania", recalcó tras reunirse con el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn.

Poroshenko advirtió que nunca aceptará "un formato de misión de paz que legitime el contingente militar ruso de miles de efectivos" presente en territorio ucraniano.

Los separatistas rechazaron de inmediato el posible despliegue de fuerzas de paz en la frontera, aduciendo que eso supondría una ruptura de los acuerdos de paz suscritos el día 12 en la cumbre de Minsk. Recordaron que, según ese documento, antes de proceder a abordar el asunto fronterizo, Kiev y los prorrusos deben convocar elecciones locales, introducir una amnistía para los combatientes y levantar el bloqueo económico de las zonas rebeldes.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ucrania, Pavel Klimkin, precisó que "si se trata de una misión conjunta de la UE y de la ONU, abogaremos porque el componente europeo sea mayoritario" y agregó que "si Rusia no acepta tales garantías, significa que no apoya el cumplimiento de los acuerdos de Minsk". "Considero que el contingente de paz será de gran ayuda en la realización de los acuerdos de Minsk. Necesitamos auténticas garantías, ya que tenemos continuos ataques y violaciones de los acuerdos, no sólo en Debaltsevo", señaló.

Klimkin adelantó que planteará este asunto en la próxima reunión de ministros de Exteriores de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia, cuyos líderes participaron en la cumbre de Minsk.

En respuesta, Moscú manifestó que desconoce los detalles de la iniciativa, pero que "la principal responsabilidad del arreglo del conflicto y el cumplimiento de los acuerdos de Minsk recae en las partes del conflicto en Ucrania".

La iniciativa de Poroshenko coincide con la dolorosa derrota en Debaltsevo, estratégico nudo de comunicaciones que enlaza Donetsk y Lugansk, y que fue abandonado deprisa y corriendo por las tropas gubernamentales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios