Los acreedores internacionales revisarán a la baja sus demandas de ajuste a Grecia

La Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) van a revisar sensiblemente a la baja sus demandas de ajuste a Grecia debido al desplome de su economía, aseguró ayer el semanario alemán Der Spiegel.

Según fuentes sin identificar de las instituciones acreedoras, los objetivos presupuestarios a los que debía aspirar Atenas, de acuerdo con el memorando del segundo rescate financiero al país, son actualmente "ilusorios", porque la economía se está contrayendo de forma notable.

Las fuentes concretaron que ya no se puede pretender que Grecia obtenga un superávit primario (sin contar el pago de los intereses) del 1% este año.

Los superávits estimados por las instituciones para los próximos ejercicios también tendrán que ser revisados. En concreto, los expertos de las instituciones consideran ahora que Grecia podría obtener el año que viene un superávit primario del 1%, frente al 2% previsto anteriormente. Además, prevén que en 2017 y 2018 tampoco se alcancen las metas prefijadas del 3% y el 3,5%, respectivamente.

Esto afecta directamente al conjunto de las medidas de ajuste que los acreedores quieren que implemente Atenas -con la que van a negociar un tercer rescate-, así como a su ritmo de puesta en marcha.

Esta revisión pone asimismo en cuestión la capacidad financiera de Atenas para devolver todo el dinero que le han prestado los acreedores, destacó la revista, que alertó de que se podría reabrir el debate sobre la necesidad de una quita para Grecia.

La capacidad de devolución es especialmente relevante porque el FMI tiene este criterio en cuenta a la hora de realizar nuevos préstamos y la UE quiere que esta institución multilateral participe en el tercer rescate a Grecia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios