Un ataque con coche-bomba mata a un controvertido periodista croata

  • En el atentado de ayer en Zagreb contra Ivo Pukanic, uno de los propietarios del semanario independiente 'Nacional', falleció también su jefe de ventas

Ivo Pukanic, uno de los propietarios del semanario independiente croata Nacional, fue asesinado ayer a los 47 años junto a su jefe de ventas, Niko Franjic, en un atentado con bomba en el centro de Zagreb.

El portavoz del Ministerio del Interior, Krunoslav Borovec, confirmó ayer que el atentado fue perpetrado por profesionales y que el artefacto explosivo fue colocado junto al coche de Pukanic, aparcado frente a la sede del semanario Nacional.

La redacción responsabilizó ayer a la Policía de su muerte al asegurar que, pese a su oposición, le fue retirada la escolta policial que recibió tras denunciar un intento de asesinarle en abril.

Nacional acusa también en un comunicado a la Fiscalía del Estado y a la Policía de haber obstruido la investigación sobre ese intento fallido.

Pukanic, uno de los periodistas más conocidos y controvertidos de Croacia, tenía muchos enemigos, entre ellos la llamada mafia del tabaco de Serbia y Montenegro, cuyas actividades delictivas fueron denunciadas en sus artículos, lo que llevó al encarcelamiento de varios de sus integrantes en Italia.

Periodista desde los 18 años, en 1995 Pukanic fundó Nacional y fue durante años el redactor jefe del semanario, entonces uno de los principales pilares de la oposición democrática al Gobierno autócrata del presidente Franjo Tudjman.

Recibió varios premios a su labor como periodista, especialmente por sus trabajos de investigación. Escribía sobre la mafia, los servicios de inteligencia, escándalos y secretos de la elite política y económica y denunció dos atentados fallidos contra él.

Su vida privada estuvo en el centro de un escándalo cuando la pasada primavera su esposa fue internada contra su voluntad en un manicomio.

La Asociación de Periodistas lo expulsó de sus filas porque publicó en su rotativo todo el historial médico de su mujer, contra la ética profesional.

Era un secreto a voces que Pukanic mantenía desde hacía años una relación amorosa con la redactora jefe de Nacional, Sina Karli, y que hacía correr el rumor de que su mujer era drogadicta y enferma mental.

También denunció un atentado fallido contra él que atribuyó a narcotraficantes que aprovisionaban a su esposa de cocaína, pero otros medios pusieron en duda esta versión por creer que tenía como objetivo distraer la atención de los lectores.

Algunos medios relacionan a Pukanic con el crimen organizado, ya que fue amigo de Hrvoje Petrac, supuestamente uno de los jefes de la mafia de Zagreb, que actualmente cumple una pena de prisión por el secuestro del hijo del general retirado croata Vladimir Zagorec.

En este contexto, el 6 de octubre pasado también fue asesinada en Zagreb la joven abogada Ivana Hodak, hija del letrado Zvonimir Hodak, defensor de Zagorec.

Zeljko Sacic, ex jefe de la Policía especial, comentó a la prensa ayer que "se trata de una espiral de violencia cuya continuación era de esperar después del asesinato de Ivana Hodak".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios