El centro y la izquierda israelí dan por ahora la espalda a Netanyahu

  • Barak sigue los pasos de Livni y asegura que los laboristas estarán en la oposición

El líder del conservador Likud, Benjamin Netanyahu, encargado de formar Gobierno en Israel, no ha logrado convencer, en sus primeros contactos, al laborista Ehud Barak ni a la centrista Tzipi Livni para que se unan a su Ejecutivo.

El jefe del Partido Laborista transmitió a Netanyahu su intención de pasar a integrar la oposición, después de que el domingo Livni hiciese lo mismo. No obstante, ambos volverán a reunirse con Netanyahu para continuar el diálogo y sondear una vez más la posibilidad de formar una coalición gubernamental de unidad encabezada por el líder del Likud, a quien el presidente, Simon Peres, encargó la formación del Ejecutivo.

"Manifesté a Netanyahu que seremos una oposición seria, responsable y constructiva", declaró Barak, al término de la entrevista que mantuvieron en un hotel de Jerusalén. En declaraciones recogidas por la radio pública israelí, Barak reiteró que "la decisión del electorado es que nos vayamos a la oposición y la respetamos".

Por su parte, Netanyahu manifestó a los medios que continuará realizando "todos los esfuerzos posibles para formar un Gobierno de unidad nacional". "No he renunciado a formar una amplia coalición, a la luz de los retos que afronta Israel, especialmente por parte de Irán. Me reuniré con Livni y Barak una vez más".

Netanyahu apela a los retos de un Irán nuclear o la actual crisis económica para convencer a sus interlocutores de la necesidad de sumar fuerzas pero lo cierto es que en sus primeros contactos, el dirigente conservador se ha topado con lo que parecen infranqueables principios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios