El 'diamante de sangre' de Naomi

  • La modelo británica declara como testigo ante el Tribunal Especial para Sierra Leona en La Haya en el proceso contra el ex dictador de Liberia, Charles Taylor, para explicar si recibió un valioso regalo en 1997

En África occidental se contaban cosas tremendas sobre el dictador Charles Taylor, como que cuando era un líder rebelde se bebía la sangre de los campesinos que asesinaba para aliarse con los espíritus de la selva. Por eso, a algunas personas les asombra muy poco que la modelo Naomi Campbell tenga sus dudas acerca de volver a mirarlo a los ojos.

Al parecer, hace 13 años Taylor le regaló un diamante de sangre a la modelo británica. Por este motivo, Campbell, de 40 años, deberá comparecer hoy como testigo ante el Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL).

Sin embargo, todavía no se sabe si su declaración ante el tribunal para crímenes de guerra en La Haya contribuirá efectivamente a poner tras las rejas para siempre al ex dictador, de 62 años.

La esperanza de la fiscal estadounidense Brenda Hollis podría estallar como una pompa de jabón, ya que la modelo no sería la primera testigo en el proceso contra Charles Taylor que tiene miedo.

Incluso en prisión preventiva, el ex señor de la guerra sigue teniendo, al parecer, gran cantidad de seguidores. Además, si Campbell confesara que recibió un diamante, tal afirmación podría afectar a su carrera, ya que Taylor es acusado de asesinatos masivos, torturas, violaciones y de reclutar forzosamente a niños.

Quizá, Naomi Campbell sólo repita lo que declaró en abril en un estudio del canal estadounidense ABC. "No recibí ningún diamante", afirmó. Cuando la periodista le volvió a preguntar sobre el asunto, la modelo abandonó el plató, no sin antes pegarle un golpe a la cámara.

La localidad cerca de La Haya donde se lleva a cabo el juicio contra Charles Taylor, en la antigua central del servicio secreto holandés, se llama Leidschendam. Lo que se habla allí ya fue llevado al cine por Hollywood en el año 2006.

La película Diamante de sangre, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Jennifer Connelly, retrataba con crudeza la guerra civil en Sierra Leona que causó la muerte de más de 120.000 personas entre los años 1991 y 2002.

Las "marcas de guerra" eran las mutilaciones. El Frente Revolucionario Unido (RUF) del compinche de Taylor, Foday Sankoh, para financiar su lucha por tener el poder en el país, rico en materias primas, vendía diamantes obtenidos mediante el trabajo de los esclavos.

En ese entonces, Taylor era presidente del país vecino, Liberia. Al parecer, dirigió los asesinatos del RUF, le suministró armas y cobró cientos de millones de dólares por los diamantes. Sin embargo, el acusado lo niega. "Nunca recibí diamantes, ni en frascos de mayonesa ni de café", aseguró.

Para citar a la modelo británica, Hollis se basó en las declaraciones de la actriz estadounidense Mia Farrow, y la ex agente de relaciones públicas de la top, Carole White, que dijeron que Campbell les habló sobre el diamante. White contó al diario londinense Daily Mail que no era sólo un diamante, eran seis diamantes pequeños, sin pulir. El escenario de la historia fue Ciudad del Cabo. Una noche de septiembre de 1997, el entonces presidente sudafricano, Nelson Mandela, invitó a varios famosos para una cena de caridad. Entre ellos se encontraban la estrella del cricket, Imran Khan, el arzobispo Desmond Tutu y el productor de Michael Jackson, Quincy Jones.

Las fotografías muestran a Campbell al lado de Taylor, quien, según aseguró la ex relaciones públicas de la modelo, flirteaba con ella.

Mirando a los ojos de Campbell, al parecer recordó la canción que ya entonaba Marilyn Monroe, Diamonds Are a Girl's Best Friend ("Los diamantes son el mejor amigo de las chicas"). Al parecer, esa misma noche, los guardaespaldas de Taylor llamaron a la puerta de la habitación de Campbell y le dieron el regalo.

Sin embargo, la historia se torna aún más misteriosa. Campbell no se quedó con los diamantes, según afirmó White a los investigadores del tribunal. Parece que temía tener problemas con la aduana en posesión de diamantes en bruto sin certificado de origen.

"Ella dijo que iba a regalarle los diamantes a la fundación de Nelson Mandela, Children's Fund", añadió. El Daily Mail hizo sus propias averiguaciones y preguntó en la organización de ayuda, que respondió que jamás había recibido diamantes de la señora Campbell.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios