Un funcionario palestino afirma que el Muro de las Lamentaciones no es judío

  • Un documento del Ministerio de Información palestino niega una conexión judía con esa zona al señalar que "era un santuario musulmán".

Comentarios 11

Un destacado funcionario de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) afirma en un informe que el Muro de las Lamentaciones, situado en la ciudadela antigua de Jerusalén, no tiene ninguna significación para el pueblo judío.

El documento, de cinco páginas y del que dan cuenta medios de comunicación locales, asegura que los judíos no comenzaron a reclamar una conexión con ese milenario vestigio hasta hace unos 500 años, y que de hecho, el lugar es un santuario musulmán.

El Muro de las Lamentaciones es, según la opinión consensuada de arqueólogos, la pared occidental del pedestal que hace dos milenios sustentaba el segundo templo judío, destruido por los romanos durante la Gran Revuelta judía en el siglo I.

Se trata del resto más venerado por el judaísmo y está ubicado en el barrio judío de la antigua ciudadela amurallada, en el territorio palestino de Jerusalén Este, ocupado por Israel desde 1967. Los palestinos aspiran a establecer la capital de su futuro estado en esa parte de la ciudad.

El viceministro del Ministerio de Información de la ANP, Al-Mutawakil Taha, aseguró que el documento es la posición oficial de la ANP.

Según extractos de ese informe recogidos por medios locales, "los judíos no veneraron el Muro de las Lamentaciones en ningún momento previo a la Declaración Balfour de 1917", con la que el Reino Unido se declaraba favorable a la creación de un hogar nacional judío en la Palestina bajo su mandato.

El texto cita además a una Enciclopedia Judía publicada ese año y que asegura que "el Muro de las Lamentaciones se convirtió en parte de la tradición religiosa judía alrededor del año 1520, como resultado de la emigración judía de España y tras la conquista Otomana del año 1517. Esto no era parte del denominado Templo Judío".

Los judíos no creen que el muro formara parte del Templo sino del complejo que lo rodeaba.

El texto del Ministerio de Información palestino niega una conexión judía con esa zona al señalar que "no existe ninguna santidad del Muro de los Lamentos en el Judaísmo".

Por su parte, el Ministro de Asuntos Religiosos de la ANP, Mahmud Habash, defendió que "toda la zona marroquí (aludiendo al Muro, que se encuentra junto a la puerta de los "mugrabim" o marroquíes) es un santuario considerado lugar santo musulmán, independientemente de las consideraciones de Israel sobre el lugar".

La polémica surge después de que el Gobierno israelí aprobara el pasado domingo un plan de renovación de la zona del Muro de las Lamentaciones, al que destinará 85 millones de shekels (23 millones de dólares) en los próximos cinco años.

El portavoz de la Oficina del Primer Ministro israelí, Mark Reguev, sostuvo que la ANP al "negar la conexión judía al Muro niega la conexión a Jerusalén y a la Tierra de Israel en sí misma" y apostilló que "eso no es lo que se espera de un interlocutor de paz".

Reguev llamó al presidente de la ANP, Mahmud Abás, y a su primer ministro, Salam Fayad, a "alejarse públicamente de esos comentarios".

El jefe de la Oficina de Prensa del Gobierno palestino, Ghasan Hatib, dijo estar estudiando la cuestión y rehusó hacer comentario alguno mientras la ANP no se pronuncie de manera oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios