Los hutíes disuelven el Parlamento y toman el poder en Yemen

  • El líder rebelde defiende que la toma de poder evita el avance de Al Qaeda en la región

El líder del movimiento rebelde yemení de los hutíes, Abdelmalek al Huti, defendió ayer que pretende "llenar el vacío de poder" y tendió una mano a sus opositores, en medio de las denuncias de golpe de Estado y de una escalada de la violencia. Además, aseguró que así se evita un fortacelimiento de Al Qaeda en la región. "La comunidad internacional debería tener un trato positivo hacia nosotros", aseguró.

En un discurso televisado, Al Huti afirmó que la disolución del Parlamento y la próxima formación de un Consejo Presidencial transitorio son medidas "históricas y necesarias" ante la crisis causada, a su juicio, por la renuncia del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y el Gobierno el pasado 22 de enero.

Destacó que la toma de poder por parte de su grupo, tras meses de expansión militar, busca "corregir la marcha" del país y está basada en "el principio de la participación de todos sin exclusión". En ese sentido, se mostró conciliador: "Hay una verdadera oportunidad para que las fuerzas políticas se unan al pueblo y corrijan su marcha para construir el futuro" del país, resaltó Al Huti.

Insistiendo en justificar la declaración constitucional emitida ayer, el dirigente chií subrayó que fue "un paso responsable y no temerario porque el vacío no beneficiaba al pueblo y amenazaba la economía y la seguridad".

Acusó a Hadi y al primer ministro dimisionario Jaled Bahah, así como a algunas fuerzas, tanto dentro como fuera del país, de tramar una conspiración para llevar al país al "caos".

"Estamos ante un gran momento histórico", afirmó Al Huti, cuyo grupo se enfrentó a las autoridades en 2004 y 2010 y desde septiembre pasado se ha hecho con el control de siete provincias, incluida Saná.

Los rebeldes chiíes declararon derrocado al presidente de transición Abed Rabbo Mansur Hadi. En su lugar, asumirá el poder un rganismo de cinco miembros que aún debe ser elegido. El también disuelto Parlamento será reemplazado por un Consejo Nacional provisional con 551 miembros. Se prevé un periodo de transición de dos años. En todo el país hay desde entonces opositores a los rebeldes saliendo a las calles. .

Una de las primeras medidas adoptadas por los hutíes al llegar al poder fue ordenar que se vuelva a formar la Comisión Suprema de Seguridad, la principal autoridad militar del Yemen. La violencia estalló desde primera hora de ayer, con la explosión de una bomba frente al Palacio Republicano de Saná, donde tres guardias y una viandante resultaron heridos. El Palacio Republicano, convertido en sede de la jefatura del movimiento rebelde, fue el lugar elegido el viernes por los hutíes para anunciar su acta constitucional.

Cuatro hutíes murieron asimismo en un enfrentamiento en la provincia de Al Baida con milicianos tribales, que atacaron una posición del grupo chií. Además, miles de personas salieron a las calles para rechazar la toma del poder de los hutíes, pero sufrieron la represión de estos últimos. Milicianos chiíes dispararon al aire para dispersar a los manifestantes congregados frente a la Universidad de Saná, donde detuvieron a varios activistas y a un cámara de televisión, según dijeron a Efe testigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios