La impaciencia de un Estado clave

  • Desde la apertura de las urnas en Florida más de un millón de estadounidenses han acudido a votar · Quien gana este territorio clave se asegura 27 superdelegados, el 10% de los necesarios para ganar

Una interminable fila de votantes inunda los colegios electorales del Estado de Florida para ofrecer el voto anticipado en los comicios que definirán el presidente de los Estados Unidos el próximo 4 de noviembre.

La avalancha se mantiene en cada jornada desde el pasado lunes día 20, cuando se abrieron los colegios electorales y, de acuerdo con un portavoz de la Secretaría de Estado en Florida, la cifra rebasa ya el millón de votantes que ofrecieron su respaldo a los aspirantes a la Presidencia en sólo cinco días.

De acuerdo con un estudio de la investigadora independiente Pew Research, la afluencia de público permite estimar que más de un 30% de los empadronados en todo la nación depositarán su voto antes del 4 de noviembre, frente a un 20% de los 120 millones que lo hicieron en 2004, cuando el presidente Bush ganó la reelección presidencial.

"Creo que son con mucho las elecciones más importantes de mi vida", reconoció Alexandra Oliva, de 38 años, tras ofrecer su voto por Barack Obama en el departamento de elecciones de Miami-Dade, según un canal televisivo local.

Diferentes factores se enmarcan dentro del interés del pueblo estadounidense para romper con la apatía que en muchos comicios anteriores los mantuvo alejados de las urnas: la crisis económica, la guerra en Iraq, el disgusto con las políticas del actual mandatario George W. Bush y los traumas hipotecarios, entre otros.

"Me avergüenza decir que soy estadounidense y eso me intranquiliza", comentó Oliva. "Quisiera oír de nuevo a las personas decir que los americanos vuelven a ser buenos", añadió.

Informes de los diarios The New York Times y USA Today revelan que la mayoría de los norteamericanos que ya votaron son demócratas o independientes que apoyan al aspirante Barack Obama.

Desde hace muchos días la campaña del senador de Illinois exhorta a los ciudadanos a no esperar hasta el último día y ofrecer el sufragio en forma previa.

"Creo que Obama es un izquierdista radical y estoy en contra de todas sus ideas", aseguró Georgina Esteva, una cubanoamericana que respaldó al candidato republicano John McCain, después de una larga fila de más de dos horas.

"Hemos tenido largas colas en todos nuestros centros de votación", indicó Brenda C. Snipes, supervisora de elecciones en el condado Broward. "Y no parece que vayan a disminuir en los próximos días".

"Nunca en mi vida he visto algo como esto", dijo a una emisora local de radio Oliver Gilbert III, concejal de la ciudad de Miami Gardens. "Nunca he visto gente tan resignada a las colas, tan dispuesta a esperar".

Como parte de las reformas electorales de Florida, desde 2002 se incorporó la votación anticipada, que ofrece a los inscritos esa opción en fechas previas a la de los comicios.

No importa por quien, pero vota, dice un anuncio delante de un conocido establecimiento de comidas en Miami. A su lado, un cartel con una consigna: Change, We Can (Podemos hacer el cambio), el lema de campaña de Obama.

Votantes cubano-estadounidenses y un alto número de residentes jubilados y militares parecían garantizar un triunfo al republicano John McCain en Florida, pero la crisis económica ha dado vuelo al demócrata Barack Obama en un estado clave en el duelo por la Casa Blanca.

Florida es el más grande entre los estados que pueden torcer el resultado de la elección. Quien gana este territorio, siempre competitivo y complejo, se asegura 27 superdelegados, un 10% de los 270 necesarios en el colegio electoral para alcanzar la Casa Blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios