La izquierda italiana se moviliza contra Berlusconi

  • El Partido Demócrata (PD) italiano salió a la calle para defender la Constitución tras las declaraciones del primer ministro, Silvio Berlusconi, en las que proponía modificarla y aseguraba que era "filo-comunista".

Comentarios 2

El PD, que lidera Walter Veltroni, convocó hoy una concentración en la plaza Santi Apostoli de Roma al que participaron cientos de personas y en la que el único orador fue el ex presidente de la República Oscar Luigi Scalfaro, quien formó parte de la Asamblea Constituyente que redactó la actual Carta Magna italiana en 1948. 

A la manifestación también adhirió el partido opositor "Italia de los Valores", uno de los más críticos en estos días tras las palabras del presidente del Gobierno. 

"Esta manifestación se ha convocado para defender el valor fundamental de la Constitución que nació en un momento dramático del país, después de la liberación del fascismo y que tiene un extraordinario valor", explicó Veltroni. 

Berlusconi aseguró hace unos días que la Carta había que cambiarla, pues "se firmó hace muchos años bajo la influencia del final de la dictadura y fue redactada por fuerzas ideológicas que tomaron la Constitución rusa como modelo". 

También lanzó como hipótesis la posibilidad de realizar una reforma de la Constitución, cuando el presidente de la República, Giorgio Napolitano, se negó a firmar al considerarlo "inconstitucional" el decreto urgente con el que el Gobierno quería detener la muerte de Eluana Englaro, la italiana en estado vegetativo desde hace 17 años. 

Las palabras de Berlusconi encendieron la polémica entre las filas de la oposición que advirtieron al primer ministro de que la Constitución italiana "no se toca". 

"El presidente del Gobierno en estos días nos ha preocupado con sus declaraciones", comenzó Scalfaro su discurso de hoy, y añadió que ha llegado el momento de acallar las polémicas porque "la Constitución ha sido escrita con el objetivo de unir al pueblo italiano y no a dividirlo". 

"Qué nadie la use para dividir a los italianos porque sería como traicionarla", agregó Scalfaro. 

Scalfaro tachó de "ignorante" a quien dice que la Carta Magna italiana nació de la cultura comunista, pues, indicó, que una de las preocupaciones de los legisladores fue "que los partidos de entonces, el democristiano, el socialista y el comunista sintiesen la fuerza de los artículos de la Constitución y los compartiesen". 

Por su parte, Berlusconi aseguró hoy que nunca ha atacado la Constitución, pero reafirmó que "no es un tótem intocable" y que se puede modificar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios