Lás lágrimas que descolocaron a Merkel

  • Ola de críticas por su reacción ante el llano de una niña palestina refugiada

El vídeo con la tensa situación entre Reem, una niña refugiada palestina, y Angela Merkel se viralizó ayer en las redes sociales. La canciller no salió del todo bien parada. La escena fue en un encuentro de Merkel con alumnos de entre 14 y 17 años de una escuela en Rostock, norte de Alemania. El acto avanzaba con normalidad hasta que una alumna palestina tomó el micrófono y contó su historia.

"Me gustaría estudiar. Es un deseo y un objetivo que quiero cumplir", explicó Reem en un alemán impecable mirando a Merkel con una sonrisa. Su problema: ella y su familia, procedentes de un campo de refugiados palestinos en el Líbano, están por ser expulsados de Alemania. "Es difícil ver que otros pueden disfrutar de sus vidas y tú no puedes disfrutar con ellos", ilustró la niña en el encuentro titulado, precisamente, Vivir mejor en Alemania.

Merkel busca una respuesta: "Hmmm... Lo entiendo. Y al mismo tiempo debo... A veces la política es dura". Y sigue: "Eres una persona increíblemente agradable. Pero sabes que en los campos de refugiados palestinos en el Líbano hay aún miles de personas. Y si ahora dijéramos 'Pueden venir todos, pueden venir todos de África' es algo que tampoco podemos lograr". Entonces ocurre lo inesperado: mientras Merkel argumenta a Reem por qué no puede hacer nada por frenar su drama, la niña rompe a llorar. Y la canciller le dice:"Ay, vamos, lo has hecho estupendamente", le dice.

El vídeo de un minuto y medio comenzó a circular de inmediato con la etiqueta #merkelstreichelt (Merkel acaricia), generando sobre todo críticas a la reacción de la canciller ante una prueba que requería una virtud que no figura entre sus fuertes: la empatía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios